Apagón obliga a los niños a cuidarse entre ellos cuando los padres no están en casa

9

Caracas.- El llamado al cumplimiento de la jornada laboral por seis horas – a partir de este lunes- obligó a que muchos padres se movilizaran desde Petare, Palo Verde y otros sectores del municipio Sucre, con sus niños en brazos, debido a la suspensión de actividades escolares, desde principios del mes de marzo.

Personas consultadas sobre la situación dijeron no contar con parientes cercanos para dejar a los menores de edad bajo su supervisión o cuidado.

Otros refirieron que las fallas eléctricas más radicales en sectores populares, les originaba angustia y temor, sin embargo la necesidad los obligaba como padres a dejarlos solos en las casas.

LEE TAMBIÉN: 

HABITANTES DE CARACAS VUELVEN A PROTESTAR ESTE #1ABR POR FALTA DE AGUA Y LUZ

María Medina, madre de tres hijos de 11, 6 y 4 años de edad, explicó: “Esta mañana les preparé el desayuno. Un pedazo de pan para cada uno con algo de relleno porque ya se nos acabó la comida y los abastos de la zona no tienen nada. Le expliqué al hermano mayor que no debía abrirle la puerta a nadie, ni siquiera conocido. No hay fósforos cerca, ni velas. Y la llave del gas la cerré por precaución. Estoy extremadamente angustiada, pero debo salir para buscar efectivo y llevarles algo para almuerzo y cena”.

Eucaris Yépez es madre de una hembra de 7 años de edad y un varón de 11 años que quedaron al cuidado de una vecina, en la calle La Suisa, Petare, donde reside. Yépez es empleada de la Alcaldía Libertador y trabaja en el parque acuático Hugo Chávez, en La Rinconada. El viernes no cobró su quincena y ya no tiene para comprar comida.

“Con la situación que nos arropa a todos, tratamos de ser solidarios entre vecinos y compartir lo poco que tenemos. Como madre, es terrible contar que abres la nevera y no tienes nada para darle a tus muchachos. Esta situación país, donde tienes dinero pero no lo puedes sacar del banco, te llaman para ir a trabajar, pero no tienes como llegar porque no hay transporte que te traslade. Son muchas cosas a la vez, y uno debe pedirle a Dios que te mantenga en pie para sobrellevar las cosas”, expresó con lágrimas en los ojos.

Por su parte, Maritza de La Cruz es abuela de dos niños de 10 y 8 años de edad. Ella y los padres de los menores viven en el sector El Guinche de Filas de Mariche y trabajan a diario como comerciantes en Petare.  Los niños quedan solos porque no hay clases. “Le preparamos la comida. Todo se le organiza en bandejas para microondas y si no hay luz, se la comen fría”, explicó.

Con información de Rosibel Cristina González

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.