23.1 C
Caracas
martes, 19 enero, 2021

Amas de casa con platos vacíos se enfrentan a la inflación

En la búsqueda de recomendaciones para combatir el alto costo de la vida, El Pitazo en la Calle pudo conocer de parte de amas de casa caraqueñas que habitan en zonas populares que existe una disminución aún en la única comida dispensada a sus familiares en el día

-

Caracas.- Ana  Bermúdez vive en la parroquia La Vega y es madre de tres hijos. Considera que junto a su esposo enfrenta todos los días un desafío debido a la situación económica del país;  confesó que se ha convertido en toda una maga buscando ideas para rendir la comida: «La verdad es que ahorrar es casi imposible porque todo lo que consumimos está muy caro; yo lo  que hago es rendir y disminuir las porciones a la hora de servir».

Bermúdez explicó que dividir y guardar en la nevera medio kilo de carne molida en dos  porciones no le representa ahorro sino una disminución en la porción a la hora de consumirla. Con cinco miembros en su familia, le preocupa que no coman algo en el día. “Creo que es una  idea extrema, pero a la vez necesaria para que mis muchachos puedan seguir estudiando».

LEE TAMBIÉN

Venezuela cierra 2019 con 7.374,4% de inflación

Algunas recomendaciones

Para ahorrar el detergente, Carla Sánchez, habitante de Macarao, recomienda lavar la ropa  que más se usa a mano, ya que así se ahorra más que al usar la lavadora: “Ya lavar a mano no es solo para la ropa delicada».

Usar dispensadores para el jabón líquido, así como cucharillas pequeñas a la hora de servir el azúcar o hacer la avena y el café, es otra idea que recomendó la consultada: «Mientras la familia o la visita tengan todo más fácil para servirse, se hace más fácil gastar».

Acotó Sánchez que guardar la borra de café para los días en que no se pueda comprar ni un poco, le ha resultado. «Algunas vecinas me han dicho que no sabe igual el café, pero toca hasta lavar bien y reutilizar  los vasos plásticos de una reunión infantil porque todo aumentó exageradamente».

Recomendaron también comprar las frutas que venden algunos camiones y consumirlas al natural para no gastar azúcar a la hora de hacer los jugos. Sancochar, asar, cocinar al vapor, dice, son maneras de cocinar que ayudan a ahorrar en el consumo de aceite y en el gasto del hogar.

- Advertisement -

«Asar las arepas, sancochar los huevos, ayuda no solo a disminuir el consumo de aceite, sino que nos ayuda con el tema de la salud. Mi esposo y yo estamos cocinando al vapor plátanos, papas, auyama; los primeros días a él no le gustaba»,  señaló Trina González, habitante de la UD5 de Caricuao.

La vecina habitante de La Vega, Ana Bermúdez, acotó  que no ha tenido otra opción que reutilizar los paños viejos como coletos, así como agregarle un poco de agua al champú de sus hijos. “Siempre les recuerdo a mi hijos, y ya lo saben, que las bolsas no se pueden botar, ya que en algunos sitios las están vendiendo».

LEE TAMBIÉN

Asdrúbal Oliveros estima una mínima disminución de la inflación durante 2020

«No hay precios bajos ni ofertas»

Para Carmen Torres y Raiza Berroterán, habitantes de la parroquia Antímano, ahorrar a la hora de hacer mercado es una locura, una misión imposible, porque no existen ofertas ni precios bajos.

«Nos toca hacer magia, limitar el uso de algunos productos que antes no podíamos estar sin ellos a la hora de sentarnos a la mesa, como por ejemplo los plátanos, las gaseosas, la salsa de tomate», señaló Torres.

Yesica Machado dijo, con uno de sus tres hijos cargado en brazos, que hace rato que en su casa no se ve «el salado» en los platos porque solo cuentan con el sueldo de su esposo: “Comemos arroz ligado con vegetales. Una que otra vez hasta la leche la han dejado de consumir mis hijos por lo caro que está todo. La carne tenemos rato que no la vemos».

Raiza Berroterán destacó que no se puede hablar de ahorro cuando se está sacrificando comidas del día, así como la salud de su familia: «En mi casa procuro hacer un almuerzo completo para amortiguar con algo en el desayuno y la cena».

Eladia Méndez, ama de casa de los Telares de Palo Grande, en Caricuao, indicó que si hace diez años se cocinaba carne con tres contornos hoy toca cocinar y comer solo caraotas si se quiere el otro día comer pasta o arroz. «No creo que se pueda ahorrar ahorita en el hogar con estos precios tan altos; lo que estamos es disminuyendo las cantidades, comiendo menos proteínas y más pastas y harinas».

Las amas de casa insistieron en que, debido a la inflación, el poder de compra del ciudadano común ha bajado considerablemente, y rendir la proteína animal, lo que conocen muchos como «el salado», se hace cada día más complicado, más cuando se tienen varios hijos. Usar pocos productos de limpieza es otro de los aspectos que recomendaron. Dejar la ropa más nueva guardada y usar diariamente la más vieja para laborar. Las consultadas sostienen que hoy más que nunca la prioridad sigue siendo gastar el grueso del dinero en alimentos.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado