21.7 C
Caracas
domingo, 9 agosto, 2020

Un kilo de queso cuesta salario y medio en Maturín

Los consumidores aseguran que comprar comida volvió a convertirse en un dolor de cabeza durante la cuarentena nacional, porque los precios aumentan a diario. Afirman que ir al mercado municipal sigue siendo más barato que adquirir los productos en el centro o en un supermercado

-

Maturín.- Los consumidores de Maturín se quejaron este lunes, 4 de mayo, de la variación semanal en el precio de los productos de la cesta básica alimentaria, algo que se convirtió en una constante desde que el gobierno de Nicolás Maduro decretó la cuarentena nacional. Aseguran que el más reciente aumento de salario básico no alcanza, ni siquiera, para comprar un kilo de queso en 600.000 bolívares, que hasta hace siete días se conseguía por 100.000 bolívares menos.

Cinco ciudadanos consultados entre el domingo 3 de mayo y este lunes coinciden en que la falta de poder adquisitivo les impide seguir una dieta balanceada, pues el nuevo salario se davaluó desde el mismo momento en que fue anunciado por el ministro del Trabajo, Eduardo Piñate, el pasado 27 de abril. “Si el precio del queso sigue aumentando así, muchas personas no tendrán ni siquiera para acompañar un plato de pasta o comerse una arepa”, expresó Delia Fernández, ama de casa.

Así ocurre con el kilo de carne. El pasado 27 de abril valía 650.000 bolívares en las carnicerías del mercado municipal y en algunas del centro de Maturín, pero este lunes su precio sorprendió a los compradores: 780.000 bolívares. “No hay bolsillo que aguante tanta inflación. Lo ilógico de todo esto es que el dólar baja, pero el valor de los productos aumenta”, dijo este lunes Carlos Zapata, consumidor.

LEE TAMBIÉN

Venezolanos no podrán hacer mucho con el nuevo sueldo mínimo

Compradores como Scarlet Navarro, habitante de la parroquia San Simón de Maturín, califican de exagerada el alza de costos de los alimentos y consideran que no es necesario el control de precios sino un plan para desarrollar la producción. “Los precios aumentaron casi en un cincuenta por ciento durante la cuarentena”, enfatizó.       

“El problema con el alza de los precios en los establesimientos de comida sigue siendo el mismo de siempre, nadie se pone de acuerdo en cuanto al costo que deberían tener los productos. Algunos alimentos tienen precio nuevo sin que el dólar haya subido”, indicó Andrelys Marín, quien al mismo tiempo denunció que esta irregularidad es más frecuente en los comercios del centro de Maturín.

Roxana Márquez, habitante de Tipuro II, al norte, está de acuerdo con que se supervisen los negocios  para evitar la especulación, porque “los precios cada vez suben más y sigue siendo preferible comprar en el mercado”. Márquez también cree que con todo esto los más afectados son aquellos monaguenses que dejaron de trabajar desde que inició la cuarentena y solo perciben los bonos que ofrece el gobierno de Nicolás Maduro.

- Advertisement -

El pasado 22 de abril, el diputado de la Asamblea Nacional, José Antonio Mendoza, denunció que el hambre obliga a las personas a romper la cuarentena, pues los ciudadanos «no tienen para comer, debido a la pulverización del salario y a la crisis económica”. En esa oportunidad, dijo que el costo de ocho productos en Monagas superaba los 3.080.000 bolívares.  

5/5 (1)

¿Qué tan útil fue esta publicación?