Tres adultos y un niño heridos por usar mechuzos durante apagones en Maturín

28

Maturín.- La manipulación de mechuzos (mecheros caseros de gasoil) durante los apagones ha dejado a tres adultos y un niño heridos en Maturín, capital del estado Monagas. Todos ellos recibieron atención médica en el Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez Tovar.

Rosa Méndez es una de las afectadas. Ingresó la noche del 25 de marzo a la emergencia de adultos del Núñez Tovar con quemaduras de primer y segundo grado. Trataba de iluminar su casa en el sector Los Jabillos, parroquia Boquerón, cuando por un error en la manipulación sus brazos se prendieron en fuego y luego el resto de su cuerpo.


LEE TAMBIÉN: 


HABITANTE DE MARACAIBO CALIFICA COMO «INFIERNO DE DANTE» LA SITUACIÓN EN ZULIA

Su familia la ayudó, pero cuando lograron apagar la candela parte de su piel estaba desprendida. Méndez fue internada en una sala de aislamiento que sirve como área de quemados, porque en el hospital Núñez Tovar no hay servicio de caumatología.

Una noche después del ingreso de Méndez se registró el caso de un hombre de 47 años, quien fue identificado como José Agustín. Llegó con quemaduras por manipular combustible. Ese hecho ocurrió en el sector La Cruz, al oeste de la ciudad. Sobre su caso no hay mayores detalles.

Un niño de 3 años y su papá son los otros lesionados, pero sus nombres no fueron suministrados en el centro asistencial, así como tampoco la forma en que ocurrió el accidente. La familia no apareció ni en hospitalización ni en emergencias para dar a conocer los detalles de los hechos, ocurridos el pasado 2 de abril.


LEE TAMBIÉN: 


CUATRO MUERTOS Y NUEVE LESIONADOS POR QUEMADURAS EN TRES SEMANAS DE APAGONES

A la lista se agrega la historia de un niño de un año que ingirió gasoil. El combustible estaba en una botella de plástico y era usado para encender los mechuzos durante la noche. Su mamá, una joven de 24 años quien prefirió no identificarse, dijo que el envase estaba en el piso, pegado a la pared de la casa.

Pensó que el bebé no lo encontraría. La muchacha se dio cuenta de que su hijo había tomado el líquido cuando este le llegó llorando y oliendo a gasoil. En esa casa, ubicada en el sector Alto Guri, los espacios se iluminan con mechuzos; colocan uno en la sala y otro afuera. El gasoil, además, lo usan para cocinar porque el gas doméstico no llega.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.