Testimonios después del tornado en Margarita: las nubes negras nos dieron mucho miedo

El 25 de septiembre los habitantes del sector El Espinal, en Nueva Esparta, vieron cuando se formaba otro tornado en El Valle, pero este se desvaneció antes de tocar el suelo. Hace 10 años vivieron una experiencia similar. Nadie les ha explicado cómo deben actuar en una situación como esta

663
Fueron 20 viviendas las afectadas por el paso del segundo tornado que presencian los habitantes de El Espinal | Foto: habitantes de El Espinal

Margarita.- En El Espinal aún recuerdan las nubes negras que envolvieron el tornado que se formó el sábado 25 de septiembre a la altura de la Encrucijada. Es una comunidad ubicada en el municipio Díaz del estado Nueva Esparta, en el Oriente de Venezuela. Ese día, los margariteños pensaban que estaban quemando desperdicios, hasta que vieron cómo el viento giraba con tanta fuerza que arrastraba todos los objetos livianos que encontraba a su paso.

“Comenzó en el piso, en un terreno polvoriento y abandonado. Muchos pensamos que estaban quemando basura, porque se veía como un humo negro que salía del piso y se iba acumulando en las nubes. Y de pronto todo cambió. ¡Qué miedo nos dio ver las nubes negras tan feroces!”, contó Alana Astudillo, habitante de El Espinal, al equipo de El Pitazo la tarde del lunes 27 de septiembre.

Eran las 3:00 pm cuando una fuerte lluvia “con gotas del tamaño de una pelota de ping pong”, describe, comenzó a caer con fuerza sobre los techos de zinc en El Espinal. Todos se metieron a sus casas cuando, de pronto, el humo negro que les había llamado la atención comenzó a girar con fuerza y la lluvia desapareció.

Algunos margariteños aseguran que durante el tornado sentían por ratos frío y calor | Foto: Habitantes de El Espinal

“No se escuchaba absolutamente nada, era como un silencio sepulcral, pero sí se veía cómo aquel embudo negro comenzaba a moverse y, de pronto, a arrancar los zincs de las casas. Era como si barriera todos los lugares por donde pasaba y hasta levantó levemente un carro. Pensamos que se lo iba a llevar, pero el tornado cambió de dirección”, recuerda Neysmar Marval, otra vecina.

Cuando el tornado pasaba, hacía frío por unos minutos y luego nos arropaba el calor, recuerdan. Los lugareños aseguran que el clima era muy cambiante. Por otra parte, cada vez que caía un rayo y se escuchaba el estruendo, “el tornado se enfurecía y agarraba mayor fuerza”, agrega un vecino.

Fueron 20 viviendas las afectadas por el paso del segundo tornado que presencian los habitantes de El Espinal, quienes aseguran que hace 10 años un fenómeno similar, pero de menor velocidad, se formó en la misma localidad.

Otro tornado en la montaña

“Nos salvamos del segundo; ese sí eran bien grande. Mientras el tornado arrasaba con los techos de las casas, un embudo más negro y grande se formaba sobre El Valle. Pero como cosas de Dios y la Virgen, ese se movió y desapareció sin tocar el suelo”, aseguró Luis Yendis, otro testigo. Lo vio mientras reposaba con su esposa en el patio de su casa.

El testigo detalló que el primer tornado se formó desde el suelo y que una masa negra lo esperaba a la altura de las nubes. Cuando ambos se juntaron, el fenómeno comenzó a girar de forma feroz; pero asegura que el segundo se generó arriba y las nubes iban descendiendo, y ya cuando estaba cerca del suelo se desvaneció.

Fueron 40 minutos en que los habitantes de El Espinal describen como momentos de terror. Hoy en día, dicen, les produce pánico cada vez que ven formarse nubes negras en el cielo, porque las lluvias no son muy frecuentes en esa comunidad.

“La gente no sabe, pero aquí se forman continuamente remolinos de brisas en el suelo que arrastran mucha tierra y desperdicios y nadie nos ha explicado qué son, por qué se forman y qué riesgo corremos. Nunca nos imaginamos que algo tan fuerte pudiera ocurrir aquí. En esa ocasión hasta sin luz nos quedamos. Ahora se forman nubes negras todos los días y el calor es tan insoportable como aquel día”, aseguró Alana Astudillo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.