20.9 C
Caracas
lunes, 19 abril, 2021

Presencia militar y policial no intimidó a manifestantes del Oriente venezolano

Las concentraciones en Anzoátegui, Monagas, Nueva Esparta y Sucre terminaron sin confrontaciones. A estas se unieron integrantes de distintos gremios para pedirle al gobernante Nicolás Maduro que respete las convenciones colectivas

-

Monagas.- La presencia militar y policial marcó las concentraciones realizadas en los cuatro estados orientales de Venezuela este martes, 10 de marzo. Pese a ello, los manifestantes se mantuvieron en las calles de forma pacífica hasta el mediodía, cuando finalizó esta nueva jornada de protesta convocada por el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

Maturín fue la única ciudad donde hubo presencia de colectivos. Al menos 80 motorizados se pasearon por los puntos de encuentro ubicados en el centro, como El Guacharín y las plazas Piar y El Indio. Además, el secretario de Gobierno, Carlos Flores, y el presidente de Transmonagas, José Maicavares, se acercaron hasta la avenida Juncal, donde se realizó la concentración principal, para observar cómo se desarrollaba la actividad.

En la capital de Monagas algunos ciudadanos incitaron a otros a marchar pasando los piquetes de la Guardia Nacional y de la Policía del estado que se instalaron en la avenida Juncal y Bolívar. Sin embargo, los dirigentes del Frente Amplio impidieron la acción para evitar la represión de los organismos de seguridad.

En Anzoátegui, unas 800 personas lograron llegar hasta el distribuidor Fabricio Ojeda del municipio Urbaneja. La manifestación opositora fue encabezada por representantes del Frente Amplio del estado, quienes aseguraron que la convocatoria superó las expectativas. Los habitantes de la zona norte de la entidad comenzaron a marchar a las 10:00 am, y a las 12:00 m todos estaban reunidos. La avenida Jorge Rodríguez fue cerrada en su totalidad debido a la cantidad de ciudadanos que acudieron a protestar en contra del actual régimen.

Por su parte, en la zona sur del estado, unas 200 personas salieron a manifestar y se mantuvieron reunidos entre las avenidas Francisco de Miranda y Libertador hasta las 12:30 pm. La concentración transcurrió sin contratiempos y los participantes regresaron a sus casas luego de mostrar su aprobación al pliego de conflicto propuesto por Guaidó.

Tres piquetes de policías y Guardia Nacional en menos de 50 metros imposibilitaron la marcha por la calle Bermúdez de Cumaná | Foto: Joanne González

Gremios se pronuncian

En las concentraciones de Anzoátegui, Monagas, Nueva Esparta y Sucre hubo presencia de representantes de sindicatos y gremios que actualmente le exigen al gobierno del cuestionado Nicolás Maduro hacer cumplir las contrataciones colectivas, como es el caso de las enfermeras, maestros y trabajadores petroleros.

- Advertisement -

Luis Alfredo Ramos es trabajador de la Faja Petrolífera del Orinoco, y como vocero de un grupo que lo acompañaba en la manifestación de Maturín dijo que salieron a protestar para recordarle a Maduro la lucha que tienen para lograr la cancelación de los pasivos laborales dejados con el conflicto con la ExxonMobil. “Después de que levantamos la industria nos catalogan como chatarras”, expresó.

En Nueva Esparta, el gremio de salud se hizo presente con pancartas y mensajes alusivos a la crisis hospitalaria que se vive en los centros de atención pública. «Hoy, Día del Médico, no hay nada que celebrar porque la salud en los hospitales de Nueva Esparta está en terapia intensiva y premorte. Debido a las carencias no se garantiza la atención a los pacientes. No hay Rayos X ni servicios de laboratorios, los quirófanos están cerrados, tampoco contamos con guantes ni mascarillas, o sea, no existen kits de seguridad. Dios quiera que el Coronavirus no llegue porque realmente no estamos preparados para eso», afirmó la médico Yoalis Ramos.

Funcionarios policiales se retiraron del distribuidor de Urbaneja, estado Anzoátegui, al observar la cantidad de manifestantes que había llegado al lugar | Foto: Giovanna Pellicani

Por su parte, la presidenta del Colegio de Bionalistas de Nueva Esparta, Carmen Figueroa, manifestó su preocupación por ver morir a los pacientes. «Hace tres meses hubo acá un apagón y las plantas eléctricas del hospital de Punta de Piedras no funcionaron y tuvimos que sacar a los pacientes en ambulancias hasta el Luis Ortega, de Porlamar. Este gobierno no se compadece del pueblo», denunció.

Varios ciudadanos, entre ellos Oscar Sosa, habitante del municipio Mariño, justificaron su presencia en la marcha para mostrar su rechazo por el deterioro de los servicios básicos. «Salí porque en mi comunidad, ubicada en el sector El Poblado, ya tenemos dos meses sin el servicio de gas doméstico. Nos han llevado a cocinar con leña, pero eso ocasiona enfermedades respiratorias en los niños y adultos mayores. Ya no aguantamos más ver cómo Venezuela se acaba», expresó.

Cambio de gobierno

Aunque las concentraciones no fueron tan multitudinarias, los orientales que asistieron a estas mostraron su compromiso con una nueva jornada de protesta porque consideran que esta es la única manera de decirle al cuestionado Nicolás Maduro que no están de acuerdo con sus políticas gubernamentales. “Aquí los jóvenes no tienen la oportunidad de criar a sus hijos como lo hice yo, que ahora tengo 70 años y ni siquiera puedo cobrar una pensión digna”, expresó Pedro Guevara, habitante de Maturín.

Otra del grupo de manifestantes, Luisa Mendoza, maestra jubilada en Cumaná, estado Sucre, le exigió a Maduro que restituya todos los beneficios contractuales de los trabajadores. “Estoy aquí como mujer y como ama de casa para respaldar a los diputados y solicitarle a este gobierno empobrecedor que se marche”, dijo desde las adyacencias de la iglesia Virgen del Valle, donde se concentraron unas 1.000 personas.

En Carúpano, docentes, médicos, amas de casa y otros miembros de la sociedad civil tampoco tuvieron miedo de salir a la calle a pesar de la militarización de avenidas y otros espacios del centro de la ciudad. El presidente del Colegio de Médicos, Franklin Gutiérrez, destacó la participación del gremio a pesar de celebrar su día.

«No tenemos nada que celebrar porque estamos ante un régimen usurpador que nos tiene sumidos en la miseria. Pronto se terminará está tiranía y llegará el progreso», manifestó durante la actividad, que estuvo marcada por el uso de la bandera tricolor y pancartas en las que se le pedía salarios justos y servicios óptimos al gobierno.

En Margarita, los médicos celebraron su día exigiendo en la marcha los suministros requeridos y mejores condiciones para garantizarles atención a los pacientes | Foto: Lisbeth Miquilena
Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado