31 C
Caracas
lunes, 26 octubre, 2020

Pacientes denuncian la falta de camillas y sillas de ruedas en hospital de Maturín

-

Maturín.- Sin camillas y sin sillas de ruedas. Así se trabaja en el Hospital Universitario Dr Manuel Núñez Tovar de Maturín, donde familiares y pacientes aseguran que han sido atendidos en el suelo porque no hay mueblería disponible.

El traslado hacia el servicio de Rayos X también es limitado. A veces los enfermos pierden hasta un día esperando que aparezca una silla o una cama con ruedas para hacerse el estudio, como recientemente le pasó al familiar de Valentina Iriarte, quien desde hace 15 días están en el servicio de observación del hospital.


LEE TAMBIÉN: 

FIESTA DE PETARE CULMINÓ CON UNA MUJER MUERTA Y VARIOS HERIDOS

Jesús Iriarte es su hermano y lo arrollaron en la avenida Cruz Peraza, tiene fractura en la pierna derecha. “La placa se le tomó al día siguiente que el médico la solicitó, porque fue cuando apareció una silla de ruedas”, mencionó la joven, quien también recuerda que antes de estar acostado en una cama, Jesús pasó dos días en el piso.

Algo similar le pasó a José Jesús Carvajal (20), quien ya tiene 22 días hospitalizado. José Vallenilla es su cuñado y contó que como en la emergencia no había ni un diván desocupado, José pasó tres días acostado en el suelo. “Allí contrajo una infección pulmonar, por eso su recuperación ha sido más lenta”, explicó.

José Jesús se cayó de un vehículo en marcha en Urica, al oeste de Monagas, límite con Anzoátegui. Había llovido, él iba en la parte trasera de una camioneta y se resbaló. Pegó la cabeza contra el asfalto, quedando inconsciente. “Tiene fisura en el cráneo, le agarraron seis puntos”, agrega Vallenilla.

La mañana de este miércoles, José Jesús también aguardaba por una camilla con ruedas para llevarlo a hacerse una placa. Está acostado en una a la que le falta un disco giratorio y así no pueden moverla porque se debe hacer peso. “Entonces, tenemos que esperar”, manifestó.

- Advertisement -

Un empleado, quien prefirió resguardarse en el anonimato, dijo que solo cuentan con tres sillas y dos camillas desplazables. Necesitan, por lo menos, diez de cada una para mejorar la atención de los pacientes; tienen un año sin este tipo de implementos. “A veces llegan personas a la emergencia y son sus mismos familiares quienes los cargan porque aquí no tenemos equipos”, explicó.      

Eulalia Pinto agrega que también falta personal para trasladar a los enfermos. Sostiene que como son pocos los camilleros tienen que buscarlos por los pasillos cuando se les necesita. El trabajador asegura que solo hay dos de turno en esa área, quienes deben de turnarse incluso para bajar los cadáveres a la morgue.

Pinto se quejó además de la falta de insumos. Compra hasta las gasas con las que le hacen la limpieza a su hijo, herido por arma de fuego. Ha gastado en antibióticos y en analgésicos porque en el Núñez Tovar no hay las medicinas que el especialista le indicó.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado