Pacientes denuncian contaminación de sala COVID-19 en hospital de Maturín

Las personas atribuyen el hecho al cadáver de un enfermo que estuvo durante tres días en una sala cercana al sitio de hospitalización. A esto, el director del hospital, Darwin Moreno, dijo que el cuerpo del paciente sólo estuvo 24 horas porque la familia no lo retiró en el momento indicado

148
El director del hospital de Maturín, Darwin Moreno, explicó que la sala de aislamiento de cadáveres COVID-19 es desinfectada con frecuencia | Foto: Jesymar Añez/Referencial

Maturín.- Un grupo de pacientes denunció que la sala de aislamiento de cadáveres COVID-19 en la emergencia del Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez Tovar está contaminada. Las personas explicaron a los medios de comunicación, este 21 de abril, que el hecho ocurrió porque no retiraron el cadáver de un enfermo que murió por complicaciones asociadas al virus.

Los pacientes mencionaron que el cuerpo permaneció durante tres días en el área destinada para el resguardo de cadáveres. La sala está ubicada en el pasillo central de la emergencia, cerca de trauma shock y del área de aislamiento de pacientes con coronavirus.

Las personas manifestaron su temor porque la contaminación del área agrave su salud. Familiares de los enfermos indicaron que ese espacio no es aseado con frecuencia, porque el personal no tiene material de limpieza y que productos como el cloro, a menudo, deben ser llevados por los acompañantes de los pacientes.

En este sentido, la secretaria del Sindicato de Trabajadores de la Salud, Yen Santil, dijo a El Pitazo que la dotación de equipos y artículos de limpieza es poca y que por ello no alcanza para mantener los espacios bien aseados durante toda la semana. “La dotación de cloro es poca y ese es un producto que no debe fallar. La desinfección tiene que ser constante y a veces no se hace”, denunció.

Al ser consultado sobre la denuncia de los pacientes, el director del hospital, Darwin Moreno, dijo a El Pitazo que el cuerpo fue retirado la mañana de este miércoles y aclaró que no estuvo tres días en la sala de aislamiento de cadáveres sino uno.

Moreno señaló que el paciente murió la mañana de este 20 de abril en la sala COVID-19 y que sus familiares no lo retiraron ese mismo día sino 24 horas más tarde. Aseguró que el cuerpo estuvo en resguardo en una bolsa y que antes de ser entregado fue desinfectado.

Los cadáveres de aquellos pacientes que mueren por COVID-19 no pueden llevarse a la morgue porque si no contaminarían el resto de las áreas, por eso es que permanecen en un sitio que habilitamos solo para estos casos”, explicó Moreno en conversación telefónica la tarde de este miércoles.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.