21.3 C
Caracas
domingo, 9 mayo, 2021

Joven asesinó de ocho puñaladas a su madre en Maturín

-

Maturín.- Ofelia Palma tenía 62 años y fue asesinada por su hijo la madrugada de este 6 enero. Reinaldo Jesús Carrasquero (24) le propinó ocho puñaladas: dos en el cuello y el resto entre el pecho y las costillas.

El homicidio ocurrió en la conserjería del edificio Don Pedro, en la avenida Las Palmeras de Maturín. Allí, solo los habitantes más cercanos se enteraron del crimen; en el primer piso se escucharon los gritos de auxilio de Ofelia.

Lea también:

Hombre acuchilló a su concubina y a su hija para luego prenderse fuego

Eran las tres de la mañana cuando una vecina se percató de ello, pero por temor no salió del apartamento. Al amanecer se enteró de lo que había ocurrido cuando observó el movimiento policial.

La mujer intentó escapar, pero el muchacho la tomó por la fuerza, la agredió y arrastró su cuerpo hasta la mitad de la sala del apartamento, según la versión policial.

Ofelia tenía cuatro semanas en el lugar, se mudó junto a su exesposo porque la corrieron del edificio donde también era conserje. La directiva de ese condominio prescindió de su servicio en vista de los ataques de violencia que tenía Reinaldo, quien sufría de esquizofrenia y depresión.

«Ella no tenía familia aquí, porque era de Sucre. Allá solo tiene a un hermano, porque sus padres se murieron. Cuando la corrieron me tocó ayudarla y pedirle que se mudara conmigo porque no podía permitir que vivieran en la calle», cuenta Jesús Carrasquero, su exesposo.

El hallazgo

- Advertisement -

Jesús también es vigilante. Encontró el cadáver tirado en la sala del apartamento después que terminó de trabajar. La puerta estaba abierta y Reinaldo no estaba. «Está desaparecido», asegura.

Meses atrás, Reinaldo decidió no tomarse su tratamiento y ante la frecuencia de sus ataques, los padres planearon internarlo en el siquiátrico de Maturín.

Jesús Carrasquero encontró el cuerpo de la mujer cuando salió de su trabajo como vigilante | Foto: Jesymar Añez

En uno de esos episodios, Reinaldo abofeteó a su padre. «Esa vez, hace dos semanas, hablé con los funcionarios de la Guardia Nacional que están cerca de aquí y uno de ellos vino a conversar con él.

El guardia solo le pidió que no lo volviera a hacer y mi hijo lo tomó mal. Él me amenazó de muerte, pero yo pensé que solo era su rabia del momento», narró.

El cuchillo con el que el joven asesinó a su madre es el que usaban para pelar yuca. «Tenía mucho filo», agrega.

Jesús hace un poco de memoria y recuerda que el cuchillo estaba desaparecido. El mediodía quiso utilizarlo y no lo encontró. Su hijo se lo puso a Ofelia en una de sus manos.

«Ayer (martes) después de almorzar me acosté a dormir, pero me despertaba a cada rato porque él pasaba con frecuencia por el cuarto. Quizá me estaba vigilando para hacerme algo», cuenta antes de entrar de nuevo al apartamento.

Carrasquero espera que los cuerpos de seguridad puedan ayudarlo a encontrar a su hijo, quien debe asumir el homicidio de su madre y ser internado en el sitio que establezca la justicia. «Él pudo haberme matado», expresa.

En lo que va de año, cuatro mujeres han sido asesinadas en el estado Monagas. Una de ellas es una maestra, que vivía en Aragua de Maturín, municipio Piar, quien fue ultimada por su esposo. Las otras dos eran oriundas de Maturín: una tenía 23 años y la otra 34.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado