Hijos de la soldada monaguense asesinada en Guanta necesitan ayuda

El caso de Lucy ocurrió el 30 de mayo de 2020: otra soldada le disparó, presuntamente, de forma accidental. Dejó dos hijos huérfanos y hoy están bajo la tutela de su abuela. La indemnización del Ejército, que consta de dinero mensual y una bolsa de comida, no le es suficiente para mantenerlos

604
Lucy murió el pasado 30 de mayo a causa de un disparo de fusil, hecho ocurrido en Guanta estado Anzoátegui | Foto: Jesymar Añez

Maturín.- Cuando los hijos de Lucy reciben la bolsa de comida piden que no les lleven más sardina. Y aunque les gusta el pollo, lo comen poco. Los niños de 6 y 4 años de edad necesitan ayuda para mejorar su alimentación. Quedaron huérfanos el pasado 30 de mayo de 2020, cuando otra soldada le disparó a su mamá, Luciannys Moreno, en un comando de la Región Estratégica de Defensa Integral de Punta Meta en Guanta, estado Anzoátegui.

Están bajo la tutela de su abuela, Miladys Moreno, quien se propuso formarlos como dos hombres de bien. La tarea no es fácil, dijo a El Pitazo el 29 de junio. Primero, argumentó, porque enfrenta obstáculos como el alto costo de los alimentos y de las medicinas. Segundo, agregó, porque el estrés del homicidio de su hija le causó lesiones en su piel que se le hinchan y le molestan.

La bolsa de comida que reciben los niños llega una vez al mes y no siempre dura los 30 o 31 días. Consta de cuatro paquetes de harina de maíz precocida, un kilo de azúcar y otro de sal, dos kilos de frijoles, dos más de arroz y otros dos de espagueti.

LEE TAMBIÉN

Lucy, el caso de una soldada monaguense asesinada en la Redi Guanta

La comida forma parte de la indemnización que deben recibir los hijos de Lucy tras su muerte. Este martes 6 de julio, Moreno explicó a El Pitazo que el Ejército envía la comida, porque ella misma se encarga de recordar la entrega a los encargados de su distribución en el Fuerte Paramaconi, donde Luciannys se alistó para cumplir con el servicio militar.

Cada mes, los niños reciben 15.000.000 de bolívares en la cuenta bancaria que era de su mamá. Con ese dinero, Miladys intenta resolver la comida al igual que con los 3.000.000 de bolívares mensuales que gana como empleada de la Alcaldía de Maturín. Hoy pide a quien desee colaborar que deje un comentario al final de esta noticia para poder contactarlo.

Lucy tenía 21 años cuando fue asesinada; su mamá cree que el caso no avanza porque “hay interés de que no se sepa lo que realmente pasó”. Lucy se alistó en el Ejército para recibir un salario mensual y una bolsa de comida para mantener a sus dos hijos y no quiso desistir porque quería que sus hijos estuviesen orgullosa de ella.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.