Habitantes del sector Maraca de Clarines claman por la recuperación del dispensario

Unas 300 familias exigen a la gerencia de Corpoelec que realice la sustitución de bombillos en los postes de alumbrado y habiliten unidades de transporte públicos para la zona

42
Las instalaciones del dispensario están en ruinas y rodeadas de maleza | Foto:

Clarines.- Habitantes del sector Maraca, ubicado en la zona oeste del estado Anzoátegui, solicitaron el pasado sábado, 28 de marzo, a las autoridades la recuperación del dispensario que está en la comunidad, además de exigir alumbrado y transporte para garantizar el traslado de los niños a la escuela de la localidad.

Luis Reyes vive en la comunidad hace 50 años y por ser uno de los fundadores recuerda que sus vecinos acudían al dispensario cada vez que necesitaban atención médica, pero hoy lo ve destruido y sumido en la ruina que lo ha llevado al deterioro inminente.

“Todos veníamos aquí y hasta medicamentos nos daban, pero luego dejaron de atenderlo, se fue la doctora y quedamos completamente desprotegidos. Muchos aquí no cuentan ni con recursos para ir a un hospital cercano es necesario que atiendan a nuestro llamado”, comentó.

En el sector Maraca la mayoría de sus habitantes viven de la pesca y la agricultura, son ciudadanos de escasos recursos que han aprendido a convivir entre calles polvorientas y haciendo grandes sacrificios para obtener sus alimentos diarios, bajo la fiel convicción de que garantizar los estudios de sus muchachos podría proveerles a estos una mejor calidad de vida, pero ésta tarea también se les ha dificultado.

LEE TAMBIÉN

Vecinos de seis sectores de El Tigre denuncian falta de agua

Vallita Méndez cuenta que cuando los niños van a la escuela deben caminar más de dos kilómetros y muchas veces se regresan porque no pasa el transporte público por el lugar, situación que lamentan y por la que piden mayor atención a las autoridades de turno.

La comunidad sólo tiene dos calles principales y ambas están a oscuras, han solicitado a la gerencia de Corpoelec, en múltiples oportunidades, la sustitución de los bombillos dañados, pero hasta ahora la única que se apersonó fue la alcaldesa de Bruzual, Francisca Rojas, quien donó bombillos para alumbrar algunas calles.

Son unas 300 familias las que residen en el lugar y dicen sentirse en el abandono. Piden a las autoridades de turno que visiten la zona para que puedan verificar las precarias condiciones en las que residen y presten la atención que esto ciudadanos requieren.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO