Guácharos de la cueva Rolando están en riesgo por caza de sus crías

El presidente de la fundación Agua para Todos, Rodolfo Gil, reportó la muerte de decenas de aves que están siendo asfixiadas con incendios generados dentro de la cueva, ubicada en el municipio Guanta del estado Anzoátegui

354
Los cazadores roban las crías porque creen que tienen presuntas propiedades curativas. Foto: Cortesía Rodolfo Gil

Guanta.- Tras el hallazgo de unos 15 guácharos muertos en la cueva de Rolando, ubicada en el municipio Guanta del estado Anzoátegui, el presidente de la fundación Agua para Todos, Rodolfo Gil, alertó sobre el riesgo que enfrenta el ave cuyas crías son buscadas por los cazadores de la localidad.

“Están matando a los guácharos para quitarle a los pichones y con ellos obtener supuestos componentes curativos. La situación es preocupante, pues cada vez es mayor el número de aves muertas y las autoridades no hacen nada al respecto”, resaltó Gil.

El presidente de la fundación Agua para Todos, explicó que los cazadores queman cauchos dentro de la cueva para procurar la asfixia de las aves adultas y facilitar la captura de las crías, las cuales se llevan del lugar en horas de la noche.

“La práctica la han venido incrementando en las últimas semanas y esto representa un crimen ecológico para la cueva, que está a punto de ser declarada monumento natural. Los cazadores están buscando los pichones para supuestamente curar la artritis, pero sabemos que estas culturas no han sido demostradas y están cometiendo un delito grandísimo”, comentó Gil.

Denunció además que en los alrededores de la cueva está aumentando la tala y la quema que también afecta el hábitat de la cueva y sus aves, por lo que pidió la presencia de efectivos de la Guardia Nacional para que resguarden la zona y eviten que esta situación se siga repitiendo.

“Es necesario que hagan un operativo en el mercado municipal de Puerto La Cruz y arresten a quienes se estén dedicando a vender aceite de guácharo, para erradicar el problema. Es un crimen ecológico lo que están cometiendo y hay que sancionarlos”, resaltó.

Destacó la importancia de hacer valer el artículo 77 de la Ley Penal del Ambiente, en el cual destacan la sanción de tres a cinco años de cárcel a quienes practiquen la caza ilegal con la finalidad de comercializar, destruir o causar daños en los parques nacionales o monumentos naturales y santuarios de la fauna.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO