Federación advierte ausentismo de maestros en Monagas el próximo año escolar

El salario de los docentes oscila entre 50.000 y 120.000 bolívares al mes, razón por la que algunos han asomado la intención de emigrar hacia Perú, Ecuador o Chile. La FVM hace un llamado al Ministerio de Educación a reconsiderar su posición con el magisterio

249
La inasistencia de educadores también es frecuente por ausencia de efectivo y de transporte público | Foto: El Periódico de Monagas

Maturín.- El período académico 2019-2020 podría iniciar con menos docentes en Monagas. La advertencia es hecha por la Federación Venezolana de Maestros (FVM) tras recordar que el Ministerio de Educación mantiene una deuda salarial desde 2017, equivalente al 337% con recurrencias, que aún no tiene fecha de cancelación.

El secretario general de la FVM en Monagas, Avelino Pastrana, insiste en que se trata de ajustes de sueldos que no han querido ser reconocidos por el ministerio, organismo que, considera, seguirá contribuyendo con la diáspora magisterial. “En siete asambleas realizadas en el estado nos hemos encontrado con docentes que han manifestado su intención de irse del país”, refiere.

Perú, Ecuador y Chile son los destinos que los maestros señalan para emigrar. Pastrana indica que los educadores se irían buscando una mejor calidad de vida en un país donde puedan alimentarse, distraerse y tener acceso a la salud sin ningún tipo de restricción, tal como ocurre en Venezuela.


LEE TAMBIÉN: 
DOCENTES EN CARÚPANO DENUNCIAN QUE SON SUSTITUIDOS POR PERSONAL NO GRADUADO



Los registros de la Federación Venezolana de Maestros indican que este año 1.500 profesores se han marchado del país. Otra realidad es la inasistencia estimulada por la falta de transporte público, las fallas eléctricas y problemas de efectivo, que en el caso de Maturín son frecuentes en las zonas rurales tanto en la zona sur, como en el norte.

Actualmente, un docente devenga entre 50.000 y 120.000 bolívares mensuales, un dinero que no les alcanza para cubrir sus necesidades más básicas.

“Todos somos afectados, pero sin duda alguna que los maestros tipo I y II son los más perjudicados porque al ser de esa categoría, su sueldo es mucho menor”, explicó.

Pastrana también hizo referencia a lo insuficiente que resulta el pago de las vacaciones. La mayoría recibió 200.000 bolívares, en dos partes; los jubilados fueron excluidos. Se trata del equivalente a 60 días, que no le alcanza al educador para comer o para comprar los uniformes y útiles escolares de sus hijos.

“Estamos hablando de que ni siquiera hay condiciones para que los hijos de nuestros maestros asistan bien a clases. Todo esto nos da la impresión de que el gobierno juega al colapso del sistema de educación venezolana”, sostuvo.

La inasistencia de educadores también es frecuente por ausencia de efectivo y de transporte público | Foto: El Periódico de Monagas Zona de los archivos adjuntos

DÉJANOS TU COMENTARIO