Enfermera en Maturín: «Vacunarse es una oportunidad para continuar trabajando»

Yurimar Zamora es supervisora general del área de emergencia del Hospital Manuel Núñez Tovar. Es la primera persona en recibir la vacuna Sputnik V en Monagas. En el inicio de la jornada de vacunación se aplicó la primera dosis a 274 trabajadores de la salud

113
La enfermera Yurimar Zamora es la primera persona en vacunarse contra el coronavirus en Monagas | Foto: Omar Padrón

Maturín.- Hace cinco años que Yurimar Zamora trabaja como enfermera en el Hospital Universitario Dr. Manuel Núñez Tovar de Maturín, capital del estado Monagas. Lleva 11 meses en la primera línea de atención de pacientes con COVID-19 y este 24 de febrero se convirtió en la primera persona en recibir la vacuna Sputnik V en el estado.

“Al principio, tenía mucho temor por tratarse de una enfermedad nueva, pero para la gloria de Dios nunca me dio COVID-19. El trabajo lo hacemos con amor y asumimos al virus con vocación de servicio. Vacunarse es una oportunidad para continuar trabajando y dar la batalla contra la pandemia. Es la muestra que Dios nos da para vencerla”, expresó a los medios de comunicación.

Yurimar es la supervisora general del área de enfermería de la emergencia del hospital, pero también dirige ese mismo departamento en el área COVID-19. Tras recibir la primera dosis de la vacuna rusa, afirmó que tiene una mezcla de sentimientos por todo lo que significa el virus: vio enfermarse a dos de sus compañeras y morir a unos cuantos médicos. Es tener presente la lucha diaria, a las víctimas y a cada experiencia en las salas de aislamiento.

LEE TAMBIÉN

Lectores de El Pitazo priorizan vacunación contra el COVID-19 a personal de salud

También recuerda cómo vivió durante los primeros meses de la pandemia. Yurimar cumplió guardias de hasta 72 horas, aunque hubo momentos en que eran más largas por la falta de personal. “La mayoría del personal se fue por miedo, metían un reposo médico y se iban. Algunos tuvieron que aislarse y, entonces, quedamos pocos atendiendo el área COVID-19”, contó.

Yurimar tenía contacto con su familia después de bañarse en el patio de su casa para no contaminar el baño interno. Durmió en una habitación separada de su esposo para protegerlo, al igual que a su hija. Cuando pasaron dos meses y el miedo a lo desconocido bajó, se reunió con el resto de su familia que, hasta hace poco, rezaba a Dios para que no se contagiara debido a su condición de asmática.

“Lloraba porque no era fácil. Pero confío en que Dios nos tiene en un sitio por un propósito y si estamos aquí, tenemos que guerrear para cumplir su propósito”, expresó. Yurimar trabaja junto al doctor Juan Carlos Gómez, jefe del área COVID-19 en el hospital de Maturín y quien fue el segundo en recibir la vacuna Sputnik V.

La autoridad única de Salud en Monagas, María Solarte, informó, a través de una nota de prensa, que aspiraban a inmunizar a 274 trabajadores del hospital este miércoles. Estima que las 795 dosis sean aplicadas en los siguientes tres días. Las vacunas rusas llegaron a Monagas la noche del domingo 21 de febrero.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.