En Maturín improvisan vertedero por falta de recolección de basura

La entrada del sector Prados del Este II se convirtió en un foco de infección desde que el aseo urbano dejó de entrar a la comunidad en 2017. Los vecinos denuncian, además, que la ausencia de este servicio municipal incide en la quema de desechos una vez al mes

92
En la entrada de Prados del Este II hay un vertedero de basura improvisado | Foto: Vecinos
En la entrada de Prados del Este II hay un vertedero de basura improvisado | Foto: Vecinos

Maturín.- La ausencia del servicio de recolección de basura en algunas zonas de Maturín obligó a sus habitantes a improvisar vertederos para arrojar los desperdicios que se generan todos los días. Es el caso de la entrada de la comunidad Prados del Este II, parroquia Las Cocuizas, donde los vecinos denunciaron el viernes 24 de abril que en el espacio se arrojan los desechos de otros cuatro sectores.

Juan Vásquez, habitante, dijo vía telefónica a El Pitazo que la situación se presenta desde 2017, cuando el servicio de la Alcaldía de Maturín interrumpió la frecuencia de recolección que se cumplía entre una y tres veces por semana. “La excusa que dieron fue que los camiones estaban dañados y que no tenían presupuesto para repararlos”, mencionó.

Desde entonces, los residentes de Prados del Este II, Los Almendrones, Sabana Grande, El Parquecito y La Candelaria optaron por arrojar las bolsas de basura en los alrededores de la cerca perimetral del aeropuerto José Tadeo Monagas; así fue hasta 2019, cuando los habitantes comenzaron a dejarla en la entrada de Prados del Este II porque el trayecto era menos largo, indicó el vecino.

LEE TAMBIÉN

VECINOS DENUNCIAN MAYOR QUEMA DE BASURA EN SECTORES DE EL TIGRE

“La gente comenzó a pagar por un servicio privado y hubo un tiempo en que ya no se veía tanta basura en la cerca del aeropuerto, pero los costos se elevaron y desde que comenzó el año 2019 la gente comenzó a dejarla en la entrada de nuestra comunidad, lo que aumentó la cantidad de roedores, insectos y moscas en nuestras casas. Los olores son desagradables”, explicó Brenda Márquez, residente de la zona.

La vecina refirió que hay familias que le pagan a un caletero para que arroje los desperdicios en el vertedero. El hombre cobra 30.000 bolívares por cada viaje, el costo más económico, porque “hay otro que quiere quitarte hasta 50.000 por cada cargada”, agregó.

Márquez aseguró que a la fecha la municipalidad no les da respuestas sobre el restablecimiento del servicio de recolección. Asegura que la ausencia de este hace que los vecinos quemen una o dos veces al mes las bolsas de desechos que almacenan en sus casas, lo que afecta la salud de quienes sufren de asma, alergias así como la de niños y ancianos.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO