El Silencio y Las Cocuizas de Maturín tienen cuatro meses cocinando con leña

33

Maturín.- En diez sectores de El Silencio y Las Cocuizas de Maturín se cocina con leña. Es así desde hace cuatro meses porque, según denuncian los vecinos, el Comité Local de Abastecimiento y Producción (Clap) no coordina operativo de venta de gas doméstico. Los habitantes se quejaron de esta irregularidad la mañana de este miércoles, 7 de agosto, cuando salieron a la calle a protestar.

Un grupo de los afectados usó sus cilindros para cerrar la avenida principal de Las Cocuizas cuando avanzaron las horas y se dieron cuenta de que el único camión que pasa por la zona no llegaría. Más de 100 personas estaban en el sitio exigiéndole a la gobernadora, Yelitza Santaella, que facilite el expendio de bombonas de gas en el estado.


LEE TAMBIÉN: 
HABITANTES EXIGEN TRANSPORTE PÚBLICO HACIA ARIBÍ, SUR DE MATURÍN



Uno de ellos era Zoilo Carmona, quien solicitó que la venta de gas sea semanal porque entre los dos sectores hay más de 2.000 personas esperando por el producto doméstico. Solo en el sector 1 de El Silencio hay 150 personas esperando la venta de gas. “Algunas cocinan con gas porque las han comprado revendidas a precios elevadísimos”, mencionó.

Carmona hizo referencia a lo difícil que resulta movilizarse hasta los dos llenaderos que existen en Maturín: uno en la avenida Alirio Ugarte Pelayo (norte) y otro en la Zona Industrial (oeste). Explica que el transporte público se dificulta y que las colas son interminables, por lo menos en la de la zona norte del municipio capital. Allí la gente llega desde las tres de la mañana para hacer cola.

Deyanira Santil, otra afectada, dijo que en el llenadero de la zona industrial venden los cilindros con sobreprecio. “La bombona de diez kilogramos es vendida en 30.000 bolívares y ese no es el precio de regulación”, denunció. Este ama de casa pidió a las autoridades gubernamentales revisar lo que ocurre dentro de la empresa con la reventa del gas.

Los denunciantes también reclamaron el aumento de vecinos enfermos por la constante inhalación de humo. Han visto cómo muchos de ellos han contraído afecciones respiratorias y en la vista desde que empezaron a cocinar en fogones. “No queremos que se sigan enfermando nuestros vecinos. Los niños y los adultos mayores son los que están más expuestos”, dijo Santil.

Los ciudadanos esperan que sus peticiones sean tomadas en cuenta a la brevedad posible, pues con los aguaceros que han caído sobre Maturín la leña se ha humedecido, lo que les dificulta cocinar. No descartan seguir protestando hasta lograr que las autoridades regionales los tomen en cuenta. «Nosotros somos el pueblo, un pueblo que está reclamando por sus derechos», remató Ana Campos, habitante de El Silencio.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.