23.2 C
Caracas
martes, 17 mayo, 2022

Ecocidio en Maturín: caobas en la lista de especies en extinción

Expertos de la Universidad de Oriente coinciden en que es necesario que se haga una investigación sobre el destino final de la madera que fue talada de las principales avenidas de la capital de Monagas. Aseguran que la tala ha incidido en el cambio climático en la ciudad

-

Maturín.- Expertos de la Universidad de Oriente (UDO), Núcleo de Monagas, coinciden en que la tala de 120 árboles en las principales avenidas de Maturín es un ecocidio del pulmón vegetal de la ciudad y, al mismo tiempo, advierten que las caobas removidas forman parte de la lista de especies que están en peligro de extinción en Venezuela.

Los profesores Milda Alcorces y Félix Guerra trabajaron en una investigación titulada “Inventario arbóreo de algunas plazas y avenidas” en Maturín, que muestra la cantidad de especies con las que cuenta la ciudad y las que faltan. Mostraron su preocupación ante la notoria tala en la ciudad que incide directamente en la producción de oxígeno, así como en el cambio climático.

“Maturín pasó de ser una ciudad fresca a una calurosa, porque esos ramajes de las plantas que recibían los rayos solares ahora impactan directamente en el suelo y la evaporación es mayor. Estamos perdiendo oxígeno y si acabamos con los árboles que tenemos, qué nos queda”, sostuvo Alcorces, autora principal de la investigación.

LEE TAMBIÉN

DIPUTADO SIRIT DENUNCIA ECOCIDIO POR CONSTRUCCIÓN DE COMPLEJO HOTELERO EN REFUGIO DE FALCÓN

Sobre la producción de oxígeno, Guerra explicó que el ser humano respira diariamente 400 litros de oxígeno, por lo que se necesitan 20 árboles para producirlos. Criticó la forma en cómo fueron removidos no solo las caobas sino también los cedros, los jabillos y los paujíes de las calles de la ciudad y consideró necesario que se abra la investigación que hace un mes el Observatorio de Gestión Pública solicitó ante los tribunales de Monagas.

Guerra es un exfuncionario del Ministerio del Ambiente en el estado y explicó que para remover una caoba se necesita de la aprobación del Viceministerio del Ambiente. Sostuvo que si ese permiso no fue otorgado entonces “el ministerio es cómplice del ecocidio del pulmón vegetal de la ciudad y también debe ser investigado”. Son especies que tardan entre 30 y 40 años en crecer.

Parte de la investigación de Alcorces y Guerra apunta a que en 2016, Maturín contaba con 7.500 árboles en 33 avenidas y 14 plazas, necesitando otros 7.500 para garantizar el oxígeno a la población. “La ONU dice que para evitar el cambio climático lo mejor es plantar árboles y aquí se están cortando, el alcalde los está destruyendo. Cada vez que se tala un árbol se quita una bomba de oxígeno”, enfatizó.

Las apreciaciones de estos expertos fueron hechas durante la presentación de 125 trabajos de investigación realizados en la UDO Monagas. La coordinadora de Investigación, María Claudia Sánchez, explicó que la universidad tenía cinco años sin hacer este tipo de actividades, debido a la falta de presupuesto.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a