Víctimas de Güiria | Dos nombres tatuados fueron las pistas para identificar a Gabriela

Su familia creyó que estaba detenida en Trinidad y Tobago, pero seis días después su cuerpo, el único que han identificado hasta ahora, apareció flotando a siete millas náuticas de Güiria. Comprar comida y ropa a sus hijos era su motivación para salir del pueblo

6937
Habitantes de Güiria acompañaron a familiares de Gabriela Subero durante su sepelio. El resto de los cadáveres sin identificar también fueron sepultados el domingo en horas de la noche | Foto: Cáritas Güiria

Carúpano.- «¡Imagina el dolor que siento! Pasé de creer que mi hermana estaba presa a saber que apareció muerta flotando en el agua. El dolor que siento es indescriptible», expresó Luzmiry Calzadilla al conocer que su hermana mayor, Gabriela Subero, es una de las víctimas del naufragio de Güiria, donde la noche del 12 de diciembre aparecieron 12 cadáveres flotando a siete millas náuticas del municipio Valdez, estado Sucre. En el caso de Gabriela un tatuaje fue clave para identificar su cuerpo.

Gabriela quería reunir dinero para comprar comida y ropa a sus tres hijos: unas gemelas de 7 y un varón de 14 años de edad. Luzmiry, aturdida y llorando, explicó a El Pitazo vía telefónica, este 14 de diciembre, que su hermana, de 33 años, soñaba con ir a Trinidad y Tobago para tratar de solventar la crisis económica que vivían y que se agudizó con la pandemia por el COVID-19.

El esposo de Gabriela se había ido hace dos meses a la isla y ella iba a reunirse con él. «Nosotros creíamos que estaba presa en Trinidad porque familiares de los pasajeros que iban en el bote averiguaron y les dijeron que las personas que llegaron el lunes 7 de diciembre estaban detenidas. No entiendo qué pudo pasar», se preguntó.

«Mi hermana dejó a sus hijas gemelas y a su hijo con nosotros porque dijo que iba a ayudar a su esposo a reunir el dinero para poder ayudarnos económicamente y comprar ropa y alimentos a sus hijos», refirió.

LEE TAMBIÉN
CLAVES | Naufragios de migrantes venezolanos en la ruta Güiria-Trinidad y Tobago  

Un tatuaje dio pistas

Gabriela era la mayor de seis hermanos y su familia la describe como una mujer valiente, emprendedora, colaboradora y trabajadora, alguien a quien la crisis económica, política, social y sanitaria de Venezuela la había dejado sin nada, cuenta su hermana.

Luzmiry Calzadilla trabaja para Cáritas en la parroquia Inmaculada Concepción en Güiria y cuenta que sólo sabían que su hermana salía el domingo 6 de diciembre a las 6:00 pm hacia Trinidad y Tobago, pero que nunca les aclaró en qué zona tomaría el bote.

En su casa estaban preocupados porque pasaron dos días y no tuvieron noticias de ella, entonces, hicieron que comenzara la búsqueda con otras organizaciones eclesiásticas para saber si estaba presa y dónde.

La desesperación y el llanto hacen que a Luzmiry se le entrecorten las palabras antes de hablar sobre el estado en el que encontraron a su hermana. Narró que el cadáver de su hermana lo reconocieron por un tatuaje en la espalda con el nombre de sus padres.

«No pudimos ni verla porque el cuerpo estaba en avanzado estado descomposición, solo dimos la descripción y las características de ella a los funcionarios, la reconocimos cuando les dijimos a los funcionarios los nombres del tatuaje en la espalda. Todos los cadáveres están irreconocibles«, aseguró.

LEE TAMBIÉN
19 muertos de Güiria: la cifra que deben analizar los políticos

Como un clamor y entre el llanto, Luzmiry dijo: «¡Dios mío!, que las autoridades acaben con esto, muchas familias se están quedando solas». El cadáver de Gabriela y de otras 11 personas llegó pasadas las 10:00 de la noche a Güiria después de haber estado en un cementerio municipal en Cumaná, municipio Sucre.

El muelle de Güiria se mantiene repleto de personas que buscan identificar a las víctimas que aparecen flotando en las playas | Foto: Cáritas Güiria

Allí, una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) les practicó los exámenes forenses. A su llegada a la zona fue sepultado en el cementerio municipal y los otros 11 llevados a fosas comunes en el cementerio municipal de Las Salinas porque el de Güiria está colapsado y no tiene espacios para más cuerpos.

Hasta ahora, los habitantes de Güiria contabilizan 19 cadáveres hallados en alta mar tras el naufragio del que aún no se tienen detalles precisos, como si las víctimas iban en la embarcación «Mi Refugio» o «Mi Recuerdo«, porque los dos barcos están desaparecidos y partieron el mismo día. Tampoco se maneja un número exacto de víctimas por la forma clandestina en como parten las embarcaciones de distintas playas de la zona.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.