26 C
Caracas
sábado, 24 octubre, 2020

La comunidad Achipano de Margarita tiene cinco meses con las cloacas desbordadas

Entre aguas negras y fallas de servicios públicos conviven en esta zona de Porlamar. Los vecinos temen que estas condiciones generen una epidemia entre los habitantes

-

Las cloacas de la calle San Antonio de la comunidad Achipano, municipio Mariño del estado Nueva Esparta, se encuentran colapsadas desde hace cinco meses. Las aguas servidas corren como río, razón por la cual los habitantes temen que este problema genere una epidemia, porque además del mal olor que emana, proliferan los zancudos y otros insectos.

Varios residente denunciaron que a pesar de estas condiciones que están a la vista de las autoridades, porque la San Antonio es la principal calle de este sector; ningún ente del Gobierno se preocupa por resolverlo.

«Pasan los días y los meses y el colapso de las cloacas permanece. Nuestra preocupación son las consecuencias en la salud de quienes habitamos esta zona», denunció Nelson Díaz, durante la visita de la organización no gubernamental Juventud Insular, que trabaja en cada rincón neoespartano para dar a conocer las informaciones que se generan en Venezuela y a su vez escuchar las carencias que padecen los habitantes de dichas comunidades.


LEE TAMBIÉN: 
MÁS DE 50 FAMILIAS AFECTADAS POR DESBORDE DE CLOACAS EN GUARITOS III DE MATURÍN

Otros de los problemas que padecen en esta comunidad porlamarense es la falta del servio de agua, gas doméstico y el alumbrado público, lo que permite el incremento de la inseguridad porque la delincuencia se aprovecha de actuar en medio de la oscuridad.

Para Yexy Villegas, ama de casa y madre de cuatro niños, vivir en esta comunidad de Porlamar ha empeorado su calidad de vida en los últimos años. Manifestó que ya no llega el agua por tubería y debe rendir dos tobos diarios para poder atender a sus hijos y a dos sobrinos.

ONG Juventud Insular visitó la comunidad Achipano y escuchó su problemática | Foto: Lisbeth Miquilena

«La única reserva de agua que tengo es un tanque pequeño, y cuando se me acaba tengo que cargar agua desde la entrada o irme hasta la avenida, donde está otro tanque, para pedir agua, pero solo nos dan dos tobos por persona. Entonces se imaginarán cómo debemos rendir esos dos tobos de agua para seis niños, mi mamá y yo», exclamó.

- Advertisement -

Las calles también muestran deterioro y huecos por doquier. Los vecinos lamentan ver cómo su comunidad se encuentra en el olvido por la autoridad municipal de Mariño. Por esta razón le hicieron un llamado para que atienda las necesidades que padecen y limpien las quebradas, porque cada vez que llueve se desbordan e inundan sus viviendas.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado