Calles del Oriente se inundaron con el tricolor a favor de la ayuda humanitaria

75


Maturín.- Las calles del Oriente venezolano se volvieron a llenar. La gente acudió masivamente al llamado a marchar este 23 de febrero y lo hizo para respaldar la entrada de la ayuda humanitaria. El tricolor ondeó de la mano de cientos de personas, quienes caminaron sin importar el calor y el sol del día.

El Maduro Challenge retumbó en las concentraciones de Anzoátegui, Monagas, Nueva Esparta y Sucre. La gente caminó con pancartas, pitos y cacerolas, exigiendo además que se permita el ingreso de alimentos. Las marchas iniciaron a las 11:00 de la mañana y culminaron pasada la 1:00 del mediodía.


LEE TAMBIÉN: 

FORO PENAL MONAGAS DENUNCIA QUE UN GUARDIA HIRIÓ DE BALA A UN JOVEN EN PRISIÓN

En los cinco estados orientales, las marchas llegaron hasta los cuarteles del Ejército y los comandos de la Guardia Nacional. En Anzoátegui hubo represión en Barcelona, mientras que en Puerto La Cruz y El Tigre todo terminó tranquilo.

En Maturín pasó igual, así como en Cumaná y Carúpano, en el estado Sucre. Sin embargo, en Nueva Esparta la gente olió gas. Allí los guardias lanzaron bombas lacrimógenas y, a pesar de eso, los manifestantes siguieron adelante.

Anzoátegui vivió tensión

Los anzoatiguenses acataron el llamado a marchar hasta los comandos de la Guardia Nacional y se sumaron a los ocho puntos de concentración convocados en Barcelona, Puerto La Cruz, Guanta y Urbaneja, a donde acudieron a partir de las 9:00 de la mañana de este sábado.

Quienes asistieron a la jurisdicción porteña vivieron momentos de tensión cuando una concentración con al menos 50 afectos al Gobierno, comenzó a acercarse hasta el punto de encuentro opositor, situación que se minimizó con la llegada de dos marchas de dos sectores de la jurisdicción. En el municipio Bolívar, una disputa entre oficialismo y oposición terminó con gases lacrimógenos.

En Anzoátegui, Monagas, Nueva Esparta y Sucre la gente caminó hasta los cuarteles militares y la Guardia Nacional. Las concentraciones se prolongaros hasta después de la 1:00 de la tarde sin importar el sol y el calor del día
En El Tigre celebraron el 86 aniversario de la ciudad en la marcha de este 23 de febrero | Foto Marinelid Marcano

En El Tigre había doble motivo para estar alegres y entusiastas: este 23 de febrero también se celebraron los 86 años de su fundación. Uno de los que participó en la marcha y llamó la atención fue Ulises Guerra, quien a un mes de haber sido operado de la columna vertical salió a caminar, pese a tener un collarín. «No podía quedarme en casa, también vine a la marcha pasada», dijo.

En esta marcha también había niños, caminaron desde la avenida Miranda y finalizó a las 12:35 del mediodía en la avenida Winston Churchill. Una vez culminado el recorrido, el alcalde Ernesto Raydan se trasladó al hospital Guevara Rojas para entregar insumos médicos quirúrgicos.

Monagas caminó cuatro avenidas

Los maturineses llenaron las avenidas Bolívar y Bicentenario con su recorrido hasta la plaza El Indio, que continuó por las avenidas Libertador y Ejército para llegar hasta el Fuerte Paramaconi. Se trata de la concentración más grande de este año, según estima la dirigencia del Frente Amplio.

Los manifestantes caminaron más de cinco kilómetros para llegar de forma pacífica hasta el punto final. «Seguiré viniendo las veces que sea necesario. Aquí el medio se acabó, quedó demostrado en Maturín que ya dejó de ser chavista», expresó Natalia Blanco, habitante de Los Godos.


LEE TAMBIÉN: 

ENFRENTAMIENTOS POR LA AYUDA HUMANITARIA MARCARON PAUTA EN LA FRONTERA

A la marcha asistieron jóvenes, adultos y personas de la tercera edad. Familias enteras, incluso abuelos con bastones, como Luis Lander, quien asegura que marchará las veces que sea necesario para darle un ejmplo de lucha a sus nietos.

En el Fuerte Paramaconi, ubicado en la parroquia Los Godos, la gente cantó el himno nacional al contingente de la Guardia Nacional, la Policía del estado Monagas y del Ejército que estaba apostados en la entrada, junto a dos tanquetas.

Nueva Esparta marchó pese a la represión

En la isla de Margarita, la gente marchó desde dos puntos, que en conjunto concentraban a 10 de los 11 municipios que tiene el estado Nueva Esparta. La gente caminó sin miedo y de forma pacífica todo el trayecto. Se concentraron en Porlamar, desde donde siguieron hasta el destacamento de la Guardia Nacional en el sector Los Cocos.

Las caminatas salieron a las 10:00 de la mañana hacia Porlamar, pero en la calle San Nicolás de Bari, a tres cuadras de la sede de la Guardia, los esperaba una barricada. A pesar de la represión, la gente siguió adelante.

Sucre pide ayuda pronto

En Cumaná, la marcha fue de más de cinco kilómetros; las personas recorrieron las avenidas Carúpano, Gran Mariscal y María Rodríguez. Pedro Carvajal, uno de los asistentes, considera que la ayuda humanitaria debe llegar pronto a los centros de salud de la región, porque en los hospitales Santos Aníbal Dominicci de Carúpano y el Universitario Antonio Patricio de Alcalá de Cumaná carecen de insumos y los laboratorios no funcionan.

«Apoyamos el ingreso de la ayuda humanitaria, hay miles de personas enfermas que están esperando por las medicinas que nos están enviando los otros países», expresó Carvajal, quien llegó hasta el el comando 57 de la Guardia Nacional.

En Carúpano, los dirigentes políticos estiman que más de 8.000 personas participaron en la marcha. La primera parada estuvo en el Hospital Santos Aníbal Dominicci, desde donde el jefe de Cirugía, Luis Marcano, explicó a los presentes sobre las críticas condiciones del segundo centro asistencial más importante del estado Sucre.

La manifestación fue pacífica, pasó por el Centro de Diagnóstico Integral (CDI) y por el frente de la Guarnición Militar; culminó en la calle Independencia con San Félix, desde donde los diputados Milagros Paz y Dencys Pazos informaron que esperaban las directrices del presidente encargado, Juan Guaidó, para la repartir la ayuda humanitaria.

Con información de Giovanna Pellicani, Marinelid Marcano, Lisbeth Miquilena, Jesús González y Yesenia García

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.