Caciques denuncian que indígenas mueren de hambre en Maturín

En las comunidades waraos Wana, Buja y Boca de Maneiro, se come una vez al día. No hay actividad económica y la pesca está limitada por falta de gasolina y aceite para las lanchas. Aseguran que los ambulatorios no tienen insumos médicos

124
En Buja viven 700 familias y no cuentan con servicios básicos, toman agua del río | Foto: Cortesía Edwar Freites/El Periódico de Monagas

Maturín.- El hambre está matando a los indígenas waraos al sur de Maturín. Lino Plaza, Francisco Rodríguez y Melesio Rondón, son caciques de las comunidades de Wana, Buja y Boca de Maneiro, respectivamente; y denunciaron que en estos pueblos se come una vez al día, pues la pesca se ha limitado por falta de aceite para las lanchas y porque no están sembrando debido a la ausencia de insumos.

“Se están enfermando porque no comen, tampoco se les brinda ayuda médica porque el ambulatorio no funciona”, aseguró Rodríguez, quien indicó que en Buja se han muerto 11 indígenas por distintas enfermedades entre el último trimestre de 2019 y lo que va de 2020. Los cuerpos fueron enterrados sin urnas porque las familias no tenían dinero para comprarlas y porque tampoco tenían herramientas para hacerlas con sus manos.

Este año, en Boca de Maneiro han fallecido seis niños y dos adultos porque no recibieron asistencia médica, Rondón desconoce las causas de los decesos porque ningún médico los atendió cuando se enfermaron, pero cree que la falta de alimentación tiene incidencia porque solo comen ocumo del que siembran en el patio de las casas. “Comemos una vez al día”, expresó.

LEE TAMBIÉN

DOS NIÑOS WARAO MURIERON POR UN CUADRO DE DIARREA Y VÓMITO EN BOLÍVAR

Aunque en Wana no se reportan fallecimientos como en las otras dos comunidad, Plaza no descartó que puedan ocurrir porque solo se alimentan de yuca. “Nosotros somos pescadores y no podemos ir al río para buscar peces. Tenemos que esperar a que alguien venga de Tucupita (Delta Amacuro) para comprarle cuando nos cae un bono (del gobierno)”, señaló.

“Antes vivíamos más tranquilos, pero ahora estamos en revolución y estamos mal porque no tenemos ni comida, ni agua, ni transporte ni salud”, sentenció Rondón, quien al mismo tiempo manifestó su pesar por tener que alimentar a los 12 integrantes de su familia con un pescado.

Los caciques aseguraron que no han recibido asistencia del gobierno y negaron que haya una inversión en los pueblos indígenas, pues ni siquiera agua potable tienen. “en Wana tenemos diez años tomando agua del río”, dijo Plaza. El grupo exige que se respeten los derechos de 1.266 familias: 700 de Buja, 450 de Wana y 116 de Boca de Maneiro.

LEE TAMBIÉN

LÍDER PEMÓN: «AL GOBIERNO LE MOLESTA QUE INDÍGENAS DESCALZOS Y DESARMADOS IRRUMPIERAN EN FUERTE MILITAR»

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO