20.9 C
Caracas
viernes, 28 enero, 2022

Barrancas del Orinoco, el pueblo sin oro que ofrece suministros para el minero

El 1 de enero el pueblo fue escenario de un enfrentamiento entre grupos armados que dejó siete muertos, pero ¿cuál es el interés de tener el control de las tierras? El Pitazo te cuenta qué hay en esta zona que colinda con el municipio Uracoa, de Monagas, y el estado Delta Amacuro

-

Caracas.- Barrancas del Orinoco es el pueblo más antiguo de Venezuela. Por lo menos eso aseguran sus habitantes a El Pitazo. Tiene 490 años de fundado. Sus tierras son fértiles para la siembra de rubros tropicales, y la ganadería y sus aguas permiten la pesca. Limita con el municipio Uracoa de Monagas y el estado Delta Amacuro. Al frente está el río Orinoco y también es cercano a Bolívar.

Es la capital del municipio Sotillo del estado Monagas. En la zona no hay oro, pero en sus calles se venden todos los suministros para el minero en los pueblos cercanos del estado Bolívar. Así lo explican habitantes de Barrancas del Orinoco en conversación telefónica este 3 de enero.

La gente quiere aclarar que no hay minas de oro, porque se afirma en las redes sociales que los supuestos miembros de la guerrilla colombiana atacaron a los integrantes de la banda El Sindicato de Barrancas porque quieren controlar el tráfico de minerales. Sostienen que en el pueblo hay oro porque los mineros lo llevan.

“Aquí sí llega el oro, pero es porque los mineros vienen a comprar alimentos y los materiales que necesitan para llevarse a las minas. En el pueblo se hacen trueques con el oro, es decir, suele cambiarse mercancía por el oro, pero no se extrae”, afirma un habitante que tiene 65 años viviendo en Barrancas del Orinoco y que no se identifica por seguridad.

Otra fuente, que tampoco se identifica por seguridad, ofrece las razones del ataque armado del 1 de enero: tener el control de las aguas del río Orinoco. “Tenemos salida al Atlántico y al mar Caribe, que son rutas utilizadas por la delincuencia organizada para el contrabando de gasolina, droga, alimentos y otros delitos, como la trata de personas”, aseguró la fuente que desde hace 68 años vive en el pueblo.

La persona explica que esta ruta es conocida desde hace siglos y que en la época del dictador Juan Vicente Gómez se usó para exportar carne de res salada a las islas del Caribe. “La dependencia del río ha sido primordial para nuestra economía, porque cuando ya no hubo exportación, la gente venía en carro desde Tucupita (Delta Amacuro) y Bolívar a comprar pescado. También había gente que venía en lancha desde los pueblos cercanos”, explicó.

¿Cómo es Barrancas del Orinoco?

La capital del municipio Sotillo es calurosa, aunque fresca al final de la tarde. El casco central de Barrancas del Orinoco tiene cuatro calles y está a 19 metros sobre el nivel del mar. Por ser la principal zona, allí se concentra el comercio. Pero, en general, se trata de un pueblo que tiene entre 60 y 70 calles, estiman sus habitantes.

Las personas afirman que no hay delincuencia común, pues el control lo tiene la banda delictiva conocida como El Sindicato de Barrancas hace 15 años. Estiman que al menos 300 hombres conformen la organización criminal, que la madrugada de este 1 de enero fue atacada por supuestos miembros de la guerrilla colombiana.

“El grupo les cobra vacuna a los habitantes, los comerciantes y ganaderos. Son 5 dólares semanales o 20 mensuales. Ellos dicen que eso le da garantía al pueblo de dormir tranquilo con las puertas abiertas porque no les pasará nada. Ese mismo cobro de vacuna ha hecho que los ganaderos huyan de Sotillo, que de tener 100.000 cabezas de ganado pasó a menos de la mitad en todo este tiempo”, dice el propietario de una finca, que no se identifica por seguridad.

Pero en Sotillo la gente asegura que en el pueblo faltan beneficios: presencia de funcionarios de seguridad y suministros tanto en el Centro de Diagnóstico Integral (CDI) como en el hospital tipo uno Tulio López Ramírez, donde no hay ambulancia.

Las calles, tras la incursión armada que dejó siete muertos y dos heridos, están tomadas por funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), así como por efectivos de la Guardia Nacional, Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) y Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim).

Las calles de Barrancas del Orinoco están tomadas por los cuerpos de seguridad desde el 1 de enero | Foto: Twitter

El comercio abrió, pero la gente que decidió salir debió presentar su identificación en cada alcabala. Los habitantes reportan que las comunicaciones fallan y que los teléfonos celulares han sido supuestamente intervenidos por los cuerpos de seguridad.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a