30.8 C
Caracas
miércoles, 23 septiembre, 2020

Anzoátegui | Muerte de pediatra por sospecha de COVID-19 deja en evidencia deficiencias en hospital

El deceso del médico Alexis Moya Alcántara ocurrida este miércoles 29 de julio, en el hospital centinela de El Tigre, obligó a gremios del sector salud a pronunciarse por la falta de manómetros de oxígeno, personal, equipos de protección y medicamentos

-

El Tigre.- La muerte del médico pediatra Alexis de Jesús Moya Alcántara, de 68 años de edad, ocurrida la madrugada del miércoles 29 de julio en el hospital centinela Felipe Guevara Rojas de El Tigre, sur de Anzoátegui, dejó en evidencia la deficiencia de insumos médicos, equipos de bioseguridad y medicamentos que hay en ese centro asistencial.

El reconocido doctor en la zona, ingresó la tarde del martes 28 tras presentar una insuficiencia respiratoria aguda, por lo que fue internado en el área COVID-19 al ser tratado como un caso sospechoso.

La falta de medicamentos para el tratamiento generó que, a través de redes sociales, comenzaran a solicitar apoyo para conseguir esteroides y hasta una ambulancia con oxígeno para trasladar desde el área de emergencia a la entrada principal del hospital al doctor para realizarle una tomografía. Pese a los esfuerzos que hicieron sus colegas, familiares, amigos y la comunidad en general, el especialista falleció a la 1:30 am del miércoles.

Ante está situacion, representantes del Sindicato Único Nacional de Empleados Públicos del Sector Salud (Sunepsas), en Anzoátegui, y del Colegio de Enfermería en la zona sur de la entidad, se pronunciaron nuevamente este jueves 30 de julio, para exigir dotación para el hospital.

Belkys Sifontes, directiva del sindicato en la entidad, enfantizó que los trabajadores lo que piden principalmente es el material de bioseguridad. «El martes 28, cuando llegó el doctor Alexis Moya tuvimos que correr porque no hay manómetros de oxigeno, solamente hay un manómetro en el hospital de El Tigre para cubrir emergencia, cirugía, medicina y pediatría», dijo.

La representante sindical precisó que por lo menos necesitan 15 manómetros para poder tener capacidad al momento que se presente un problema. Con relación a la falta de medicamentos, Sifontes dijo que no cuentan con esteroides como Solumedrol y con Dexametasona en ampolla sino en pastilla. Estos medicamentos fueron los solicitados para el médico pediatra.

LEE TAMBIÉN

Inician reparación en hospital de El Tigre tras denuncia de paciente

Sin personal 

- Advertisement -

La gremialista advirtió que no hay personal de enfermería para atender el área COVID-19, donde actualmente hay cinco pacientes recluidos y solo una enfermera de turno 24 horas para atenderlos. Destacó que en total cuentan con 13 enfermeras y, mínimo, requieren 20. Lo mismo ocurre con las camareras, pues hay deficiencia y tampoco tienen material bioseguridad.

Recordó que en el área COVID-19 hay seis camas y dos para terapia intensiva, la cual no se ha podido activar. También destacó que esa área requiere de más aire acondicionado, porque los que están no dan la capacidad.

Sifontes aclaró que no están en una situación política, sino en una política de salud, donde hay una emergencia sanitaria en el municipio. «El hospital es centinela pero a nosotros los trabajadores nunca se nos consultó si queríamos ser un hospital centinela», apuntó.

Resaltó que hay mucho miedo por parte del personal, pero pidió conciencia a la colectividad de mantener las normas de prevención. «Si hay para uno hay para todos porque los trabajadores pueden negarse si no se les dan las medidas de bioseguridad por el artículo 53 de Locymat que indica que si no tengo los equipos de seguridad no puedo entrar al área», indicó.

LEE TAMBIÉN

Audio | Paciente con COVID-19: “Sáquenme del hospital de El Tigre”

Belkis Matute, presidenta del Colegio de Enfermería del sur de Anzoátegui, recalcó que hay un déficit alto de enfermería. «Exigimos que nos aseguren las medidas de protección de bioseguridad porque una enfermera que está en emergencia no puede entrar al área COVID si ni está protegida», dijo.

Matute refirió que el tema de gasolina también los sigue afectando. Así como la falta de comidas para el persona del área destinada para el virus, quiénes deben estar bien alimentados.

César Franco, coordinador de saneamiento del hospital, agregó que el servicio más afectado es el de camareras, ya que para el área COVID-19 solo tienen cuatro que cubren las 24 horas del día. «Una camarera debe cubrir el área de aislamiento y el área crítica y no es permitido porque una camarera no puede cubrir los dos servicios sabiendo que no está bien protegido», dijo. Franco precisó que requieren mínimo 12 camareras, seis para cada área.

Al doctor Moya se le hizo la toma de PCR post mortem, por lo que se espera los resultados para confirmar si su deceso fue por coronavirus. 

5/5 (3)

¿Qué tan útil fue esta publicación?

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.
Tu indignación es necesaria
Hazte Aliado