Agreden a médicos residentes por falta de insumos en hospital de Maturín

El déficit de medicamentos causó la muerte de seis pacientes hace cinco días en la emergencia de adultos, pues los pocos que llegan son insuficientes para atender la demanda. Los residentes denuncian, además, que no hay seguridad interna y que por ello los robos han aumentado.

411
Al menos 56 médicos residentes están expuestos a maltrato físico y verbal por el déficit de insumos en el hospital de Maturín | Foto: Jesymar Añez

Maturín.- Agresiones físicas y verbales: esto es lo que reciben casi a diario los médicos residentes del Hospital Universitario Dr Manuel Núñez Tovar, en Maturín, ante la falta de insumos médicos. En la guardia más reciente, familiares de un paciente arremetieron en contra de una estudiante de postgrado cuando les pidió comprar analgésicos.

LEE TAMBIÉN: 

Dos heridos por arma de fuego durante protesta por fallas de luz en Margarita

Son 56 residentes, hasta tres por servicio, los que están expuestos a ser objeto de cualquier tipo de maltrato en una guardia, en la que pueden ser atendidos 60 pacientes o más. Es así, según denuncian los afectados, porque la seguridad interna es nula en el centro asistencial.

“Somos médicos, no asesinos”, sentenció Hernán Espinoza, estudiante de segundo año de cirugía general, para recordarles a los usuarios del hospital que trabajan para garantizar el derecho a la salud, no para vulnerarlo. Explica que en esta tarea tienen una limitante: el déficit de insumos.

Lo que llega al centro asistencial no es suficiente para atender la demanda diaria, porque la mayoría son materiales que no le salvan la vida a una persona, como las gasas, por ejemplo. “Nosotros no tenemos acceso a los medicamentos, por eso es que al familiar se le entrega una carta para que vaya hasta la dirección del hospital y allí le den una autorización para que vaya a retirarlos”, refiere.

Esto es así durante las 24 horas del día. “Una persona que llegue con una emergencia de noche o de madrugada no tendrá respuestas en la dirección del hospital, porque a esa hora no hay nadie. Entonces, obligatoriamente la familia tiene que comprar los medicamentos”, argumenta.

De continuar esta situación, los residentes tomarán otras acciones hasta conseguir que las autoridades sanitarias la corrijan; entre ellas se encuentra la atención solo de estrictas emergencias, porque “como médicos, no podemos abandonar a nuestros pacientes”.

Pero a esto no solo están expuestos los médicos residentes, sino también los estudiantes de cuarto y quinto año de medicina que acuden al hospital para entrar en contacto de los enfermos. También se ven afectadas las enfermeras.

La ausencia de insumos deja otras consecuencias: la muerte de pacientes. Aunque no lleva una estadística diaria, Espinoza refirió que hace cinco días, en una guardia de 24 horas, murieron seis enfermos por falta de tratamiento. El servicio de farmacia, asegura, no está disponible todo el día.

Falta seguridad

El hospital Núñez Tovar es custodiado por milicianos durante las 24 horas del día. Los uniformados se limitan a recorrer los pasillos y no entran a los servicios. “Las puertas de trauma shock se las mantienen abiertas y allí entra cualquiera. Ni siquiera podemos atender a un paciente de forma privada”, explicó José Yousri, médico residente.

Incluso, añadió, los familiares han llegado a pasar hasta el quirófano porque no hay nadie que se lo impida. Por lo general esta es una situación que ocurre durante las noches, cuando los funcionarios cumplen con pocas rondas. “No existe un cerco de seguridad”, expuso.

Esto ha traído un aumento de los robos. A los médicos les quitan la comida, celulares y koalas, denunció Andrea Marcano, otra residente afectada. A la fecha, no se registran incidentes con armas de fuego o blancas; los médicos hacen un llamado para que eviten una situación como esta.

Los médicos tomaron la entrada del hospital para hacer visible lo que les ocurre en cada guardia | Foto: Jesymar Añez

DÉJANOS TU COMENTARIO