Acumulación de basura afecta salud de vecinos en Godofredo González de Maturín

Un grupo de habitantes de esta comunidad, ubicada en la parroquia Boquerón del estado Monagas, denunció a El Pitazo que el servicio de recolección de desechos falla desde hace un año, lo que implica que ahora los camiones pasen una vez al mes en lugar de dos a la semana

84
La basura se acumula hasta por un mes en el sector Godofredo González de Maturín. estado Monagas. Foto cortesía: Vecinos de la comunidad

Maturín.- En el sector Godofredo González, parroquia Boquerón de Maturín en el estado Monagas, la basura se acumula hasta por un mes porque el servicio de recolección falla desde hace un año. Los habitantes se quejan de la proliferación de moscas, insectos y roedores, que atentan contra la salud de unas 3.000 personas, aproximadamente.

Algunas familias han optado por acumular los desperdicios hasta que el camión pasa, pero otras las queman o las arrojan cerca del río Guariche, que es el principal surtidor de agua potable de Maturín. Por ello, los vecinos exigen a las autoridades municipal y regional que cumplan con la frecuencia de de recolección establecida en dos veces por semana.

Carmen Silvera, vecina, mencionó que también ocurre que las personas arrojan los desechos o desperdicios en la entrada de la urbanización, creando mal aspecto en la zona. “Lo que también se debe denunciar es la forma en cómo se está recogiendo la basura cuando pasa el camión, porque ese es un personal que no tiene los implementos necesarios para hacerlo”, dijo por su parte Amílcar Azócar, otro habitante.

Azócar teme por la contaminación del río Guarapiche debido a que se está arrojando la basura cerca del caudal. “Las bolsas pueden ser arrastradas cuando el río crezca y esto generaría un grave problema a la salud de muchos hermanos, porque esta es nuestra principal fuente hídrica”, expresó.

LEE TAMBIÉN

SEXAGENARIO MUERE ASFIXIADO AL QUEMAR BASURA EN SU CASA EN EL TIGRE

Los vecinos del sector Godofredo González se quejaron también del retraso en la entrega de las bombonas de gas doméstico. Azócar mencionó que a veces esperan hasta dos meses por una jornada de venta, obligando a los residentes a comprarlas a precios elevados a los revendedores. “La situación se viene agudizando desde hace ocho meses”, precisó.

Por otra parte, Richard Solano, vecino, denunció que la falta de patrullaje en la comunidad ha aumentado la inseguridad. Explicó que los vecinos son atracados cuando van hacia la parada del transporte público o cuando regresan de sus trabajos en la noche; agregó que desde hace año y medio no tienen alumbrado público, lo que aumenta la posibilidad de que se cometan robos.

¿Qué tan útil fue esta publicación?

DÉJANOS TU COMENTARIO