¿Y qué hacía la vicepresidente en Catar?

119

Es inexplicable, deportiva y económicamente, la frívola presencia de la vicepresidente, Delcy Rodríguez, en Catar para la ceremonia inaugural, ya que el viaje se trata de todo menos de la promoción y apoyo a la selección venezolana. Sin embargo, algo tienen en común ambos gobiernos: las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos.

Por: Jesús Hermoso

Venezuela es el único país de la Conmebol que no ha ido a un Mundial. Pese a todo lo logrado en el país para promover la pasión futbolera y los esfuerzos de la Vinotinto en crear un ambiente propicio para ese deporte, no ha logrado clasificarse a una Copa del Mundo, aunque ha mejorado sus resultados en los últimos años.

La selección venezolana jugó un partido oficial por los puntos, por primera vez, en la eliminatoria al Mundial de Inglaterra 1966. Pero incluso, su primer punto en la historia lo consiguió en las eliminatorias de México 1970, cuando en Caracas logró empate a un gol frente Colombia.

Sin embargo, Venezuela siempre fue de último en las eliminatorias hasta la clasificación a Corea y Japón 2002, en la que le ganamos a Chile y logramos la penúltima posición, logrando una participación histórica. Para Sudáfrica 2010 estuvimos a 5 puntos de Uruguay en el repechaje. La Vinotinto fue sexto en la tabla general y eso fue el inicio de la fiebre Vinotinto.

Pero en las clasificatorias de Rusia 2018, Venezuela no hizo su mejor papel, pese al 5 a 0 frente a Bolivia en la segunda ronda. Esa vez estuvo a punto de llevarse su primera victoria en un premundial frente a Perú. Había abierto el marcador con goles de Rómulo Otero a los 33 de tiro penal y de Mikel Villanueva a los 57, pero el juego fue empate. La Vinotinto se mantuvo nuevamente de último en la tabla con solo dos juegos ganados.

Esto es lo más cerca que hemos estado de un Mundial. La historia del deporte Rey en Venezuela no es grata para nada. Por tanto, asistir a un Mundial está reservado solo para los venezolanos espectadores. Eso sí, los que tienen el dinero para asistir. Un pasaje para el país anfitrión vale aproximadamente 2 mil dólares, sin contar entradas y estadía. Simplemente es inaccesible para el venezolano promedio. Ni hablar de un venezolano trabajador o empleado público.

Y es que ni siquiera los futbolistas de los equipos profesionales de nuestro país podrían asistir. De hecho, además de tener salarios bajos respecto a otros países de la región, han denunciado repetidamente retrasos en la cancelación de sus salarios en sus clubes. Lo mismo que profesionales que trabajan en la Liga Futve. Bajo esta precariedad y falta de estímulo al deporte, difícilmente Venezuela tenga posibilidad de desarrollar un fútbol en capacidad de disputarse un puesto en un Mundial.

Entonces, es inexplicable, deportiva y económicamente, la frívola presencia de la vicepresidente, Delcy Rodríguez, en Catar para la ceremonia inaugural, ya que el viaje se trata de todo menos de la promoción y apoyo a la selección venezolana, ni nada por el estilo.

Sin embargo, algo tienen en común ambos gobiernos: las denuncias sobre violaciones a los derechos humanos. En Catar destaca el trato hacia los trabajadores migrantes (90% del total de la mano de obra según fuentes oficiales) que se encargaron de construir los estadios, así como las prohibiciones para el consumo de bebidas alcohólicas y a la presencia de parejas homosexuales, entre otros. Han sido cuestionamientos hechos en todo el mundo.

Pero la presencia de la vicepresidente se camufla en el marco de una gira por diversos países. Sin embargo, queda mejor justificada su presencia como un “acto de franqueza”, si usamos el rasero establecido por el presidente de la Fifa, Gianni Infantino, quien ha defendido a Catar y a esta cita deportiva, llamando “doble moral” a los países de Europa y América que critican al país árabe. Nuestra vicepresidente no los critica, porque son Gobiernos con la misma moral. Catar 0, Venezuela 0.

JESÚS HERMOSO FERNÁNDEZ| @Jesus_Hermoso
Periodista de investigación. Editor. Escritor

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Escriba al correo [email protected] para algún comentario sobre nuestras publicaciones.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.