Y amanecimos sin luz

151

Jesús Olivares Fernández

La madrugada del 17 de diciembre fue testigo de otro apagón nacional. Más de 16 estados sin servicio eléctrico desde horas cercanas a las 2:00 am. Los jerarcas del régimen no demoraron en dar declaraciones para indicar que se trataba de “otro” ataque al Sistema Eléctrico Nacional (SEN), esta vez en Guri.

Son esas declaraciones irresponsables, ya que sin haber ni siquiera restituido el servicio, ya ellos sabían qué había pasado. En Venezuela el único grupo que ataca sistemáticamente el SEN es el encabezado por el Ministerio de Electricidad y la cuerda de incompetentes que dirigen Corpoelec, quienes por mas de 15 años se han dedicado a destrozar un sistema, que, con algunas deficiencias, garantizaba servicio eléctrico confiable y seguro a más del 98% de la población venezolana.

A estas alturas del juego hablar de planes de recuperación y programas de corto y mediano plazo es algo ilógico. Se han realizado varios planes, que de ejecutarse ayudarían a mejorar la situación y estabilizar el SEN en mediano plazo. Pero como ya hemos dicho, el gran problema es que no se pueden ejecutar mientras el control de Corpoelec esté en manos del régimen.

Varios expertos han aportado todo su conocimiento en el sector para lograr planes con puntos claramente definidos que mejorarían el servicio en corto plazo y permiten crear las bases para iniciar la recuperación y modernización del Sistema Eléctrico Nacional. Entes multilaterales han evaluado financiar los recursos para estos, pero al final no hay quién los ejecute, ya que de aprobarse financiamientos, estos terminarían en las arcas del actual Gobierno, posiblemente dirigidos a otros aspectos no relacionados con el tema eléctrico.

Estamos ante una situación a la que no se le ve una solución en corto plazo, ni siquiera en mediano plazo. Tenemos un Sistema Eléctrico controlado 100% por el Estado, sin ningún interés en mejorarlo y sin recursos para hacerlo si tuviera la mínima intención. No hay inversionista privado que tenga intención de invertir en esta área porque no existe ninguna garantía jurídica que respalde su inversión.

¿A dónde vamos? Es difícil la situación. Ya varios expertos han hablado de un colapso eminente del servicio eléctrico. Los pocos que pueden están montando sistemas de respaldos con baterías y plantas eléctricas, para las cuales no hay combustible, pero ¿qué hacer para la gran mayoría?

Necesitamos un cambio de timón en corto plazo y retomar el Sector Eléctrico con personal preparado y calificado que pueda afrontar el reto de volver a tener un servicio eléctrico en Venezuela acorde con un país que vuelva al crecimiento y desarrollo.

¡Dios nos agarre confesados!

Jesús Olivares Fernández | Ingeniero


Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.