17.4 C
Caracas
domingo, 29 enero, 2023

Venezuela no es una causa perdida

-


Si, es cierto, Venezuela no se arregló, pero sí se puede arreglar, y no lo harán seres caídos del cielo, sino gente de bien que pisa día tras día, su tierra. Esos que tienen un sentido real de lo que significa ser país, pero que sobre todo saben que Venezuela se construye con trabajo arduo y honesto, como diría el cardenal Bergoglio: “Echándose la patria al hombro”.

Por: Rixio Portillo

No es un eufemismo ni es una ilusión etérea. Es una profunda convicción que deberíamos comenzar a creer en realidad. No es posible dar a Venezuela como una causa absolutamente perdida.

Creerlo es caer en la defección, es decir, abandonar los ideales por los que tanto se trabajó. En términos populares, rendirse y colgar los guantes, pero la historia venezolana está llena de personajes que puedan servir de inspiración para la causa libertaria.

Por el contrario, la defección se traduce en la pérdida de toda esperanza, como aquella inscripción que Dante Alighieri, el importante poeta italiano, puso en la puerta del infierno: “Lasciate ogni speranza, voi ch’entrate” (Dejen toda esperanza los que entren).

Sin embargo, la crisis migratoria de más de siete millones fuera del país, y las miles de víctimas que se suman día tras día, por pobreza, inseguridad, violencia y la olvidada crisis humanitaria, deberían ser las razones suficientes para empeñarse por Venezuela.

La Venezuela de bien

Desde el punto de vista cristiano, el mal no tiene la última palabra en la historia, y en el país no hemos llegado al noveno inning. No es el momento de tener mentalidad de derrota, ni tampoco de una victoria déspota opresora. La clave está en el bien y la esperanza.

El bien concreto en pequeñas acciones, en los pequeños gestos de caridad, en la gente sencilla que sigue creyendo en la honestidad y en el deber cumplido.

No es que sean más o menos los buenos, no es un asunto de matemáticas, ni siquiera de mayoría, sino simplemente que, los que están, hagan bien las cosas y no sigan, ni se sigan alimentando del veneno de la viveza criolla, la cual, empuja a pensar que para sobrevivir hay que comerse unos a otros. 

Los políticos: los primeros en la lista

En el campo de la política, por ejemplo, ya basta de una postura acomodaticia, alguien tiene que exigir a los personajes de siempre, que se hagan a un lado, y no sigan haciendo lo de siempre. Ya no estamos para el refrán de malo conocido, ni bueno por conocer. A estas alturas ya se sabe quién es quién, de lado y lado.

El país ya no soporta más caudillismo, ni más mesianismo, ni mucho menos, más personalismo. Ya sabemos a dónde nos lleva la arbitrariedad, ya conocemos las consecuencias del totalitarismo, ya se supone que debimos haber entendido la esterilidad de estas dos últimas décadas.

Si, es cierto, Venezuela no se arregló, pero sí se puede arreglar, y no la arreglarán seres caídos del cielo, sino gente de bien que pisa día tras día, su tierra.

Esos que tienen un sentido real de lo que significa ser país, pero que sobre todo saben que Venezuela se construye con trabajo arduo y honesto, como diría el cardenal Bergoglio: “echándose la patria al hombro”, cargando con el mal hecho, pero con la mirada puesta en el bien que se puede y se debe seguir haciendo.

RIXIO G. PORTILLO | @rixiogpr / Instagram: rixiogpr
Comunicador. Creador del blog Domus Ecclesia. Profesor de la Universidad de Monterrey.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a