Venezuela: ¿entre dos basureros de la historia?

124

Por: Marcos Hernández López


Si tratamos de ubicar el germen de la complejidad en la existencia actual de una confrontación de buenos contra malos o malos contra buenos, podemos descubrir que los partidos y actores políticos tradicionales colocaron bastante de su parte para ir camino a la inmolación.

Petkoff aseguró en su momento que, sin duda «algunos medios de comunicación contribuyeron a cimentar las bases de la antipolítica, metiendo a todos en el mismo saco de la descalificación”.

Comparto la visión con Teodoro cuando aseguraba que Hugo Chávez contó a favor, entre otras causas, con una campaña mediática que durante década y media apostó por la demolición de los partidos tradicionales y la demonización de la política y de los políticos.

Eso, junto a los propios errores en las estrategias partidistas, construyó todo un escenario perfecto para que emergiera un outsider directo al poder central.

¿Cuáles han sido los beneficios de los 21 años de polarización política extrema en el país?, éxodos, lutos, lágrimas, hambre, violaciones a los derechos humanos, colas, humillaciones. La gente en la calle a diario se pregunta de manera angustiada, ¿Qué va a pasar en este país?… ¡Dios!, ¿cuándo llegará el cambio?… ¡Mi Dios! ¿Hasta cuándo Maduro?… lamentablemente, las respuestas no se pueden dar sin hacer primero un análisis profundo de los errores políticos y socio histórico del pasado y presente.

Si algo tiene significación real en Venezuela, son los dilemas en sus diferentes dimensiones. El desconcierto y la duda brotan a cada momento y con mucha fuerza entre los millones de venezolanos. No obstante, ser un dilemático no necesariamente es gravitar en la desesperanza para adaptarnos a sobrevivir. Tarde o temprano aparecerá el tan deseado cambio, es imposible que lo malo pueda durar para siempre.

Palabras bíblicas: “Es justo y necesario” recurrir a la historia. Según, en la era post guerra fría hubo una reunión secreta entre el líder sindical y ex presidente de la Polonia post comunista, Lech Walesa y Papa Juan Pablo II. El sumo pontífice le dijo al premio nobel de la paz: “Hijo te prohíbo tres cosas: que mates, que odies y que pierdas la esperanza, todo el mundo ya sabe el resto de la historia”.

Dominados por el psicoterror

La Venezuela del éxodo, de la que huyen sus hijos, porque no ven futuro inmediato, o no ven la luz al final del túnel, este país, no es el que teníamos hace 21 años, menos el que queremos. El pueblo de Bolívar está sometido a un psicoterror a través de intencionadas cadenas nacionales de radio y TV que hace Maduro.

Ello, junto a minicadenas llamadas noticiarios de la patria y la proliferación de radios y televisoras regionales, fueron convertidas en red estratégica para potenciar el daño antropológico y apuntalar el pensamiento único. Juntas atentan contra la libertad, inteligencia y dignidad de la gente, realidad no  deseada por la mayoría de los venezolanos.

Evidentemente, no se pueden construir mentiras verdaderas sobre la base del sufrimiento; el tiempo a la revolución venezolana se le agotó. Nunca llegó la redención a los pobres como se había prometido en tiempos de revolución bolivariana.

En un país habitualmente que transita por una “guerra social”, reflexionamos ante la pregunta, ¿De qué le sirven tener las reservas más grandes de petróleo y gas del planeta si la realidad es Todo lo opuesto? Deriva en que la pobreza general se mueve sobre el 90%, abrazada a la hambruna. Pero además, está articulada a la hiperinflación más alta del mundo y la inseguridad ciudadana más grave de su historia contemporánea.

El desafío de la oposición

Es un imperativo, para la clase política opositora, buscar los espacios necesarios que encaucen con urgencia una convocatoria. Se requieren acciones que tengan una mirada inmediata hacia una transición y así desmontar un fallido modelo socioeconómico llamado Socialismo Siglo XXI. Es inaplazable buscar un nuevo orden político para salir de la ruina económica. Mientras no se corrijan las desviaciones estructurales, no se resolverán los problemas económicos y sociales.

El modelo Socialismo Siglo XXI que impone el gobierno de Maduro tiene un gran rechazo revelado en 87,4%. La gente está atrapada en una maraña bolivariana. Sin embargo, viviendo en sufrimientos mantienen una visión democrática, los ciudadanos quieren hablar de sociedad civil organizada y no de comunas. En vez de cooperativas, desean hablar de microempresas. En vez de caer en una estéril y desfasada lucha de clases, la gente pide respeto y oportunidades de emprendimientos. 

Venezuela camina por una verdadera expoliación de recursos económico. Pero, aún cuenta con suficientes talentos humanos, capital humano y riquezas naturales para recuperarse. El 83,3% de los venezolanos pide inmediato cambio político en paz. Al final, Venezuela no es herencia y menos propiedad eterna de Maduro.

En síntesis, la polarización impulsada por fuerzas endógenas y exógenas, que no representan los intereses de la mayoría de la población, han llevado al país a una dinámica peligrosa de creciente guerra donde reina la sin razón. 

Fanáticos y extremistas que lideran las fuerzas del gobierno han logrado imponer esa dinámica de polarización. Mientras, que los no alineados o NINI por ahora no cuenta con procesos de organización y representación social y política que lo impidan.

Este país ha sobrellevado 21 años con una polarización extrema, donde el chavista no migraba de preferencia tan fácilmente. Ahora, la mayoría piensan seriamente en un cambio de gobierno ya.

Que Maduro haya frenado, por momentos, algunas complicaciones de enfrentamientos sociales, no implica que haya resuelto la crisis estructural económica y le dé esperanza de continuar para siempre en el poder central.

MARCOS HERNÁNDEZ LÓPEZ | @Hercon44

Sociólogo, docente universitario | PhD Gestión de Procesos | CEO Consultora Estudios de Opinión. TW e IG: @hercon44

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.