Venezuela en las horas más oscuras

45

Desde el pasado 7 de marzo, luego de ocurrir lo impensable por imposible, del primer gran apagón nacional del siglo XXI, todavía abriendo el mes de abril no nos hemos recuperado de los destrozos del mismo al que ahora se le suman los del apagón acontecido el 25 de marzo. Compatriotas, nos encontramos en franca decadencia energética de lo que fue un sistema eléctrico referencial para un país en desarrollo al final del siglo XX y que por desgracia de la vida cayó en manos de los peores administradores del poder en la historia de Venezuela.

La decadencia del Sistema Eléctrico Venezolano Interconectado, SEVI producto del errado accionar de las autoridades que mal lo conducen han causado daños incalculables y perdidas sin parangón en los últimos 25 días, al profundizar el Caos Eléctrico Nacional, CEN, hechura exclusiva de sus actos que más que negligencia son de naturaleza criminal contra la nación. Entre las atrocidades que se han cometido enumero las siguientes:

1) La pérdida de demasiadas vidas humanas, al usar la carencia de electricidad como arma letal contra una población indefensa en especial los más débiles.
2) El pecado de causar la perdida de la escasa y costosa comida
3) El mar de penurias, zozobra y humillaciones contra la venezolanidad.
4) La evasión cínica de su exclusiva responsabilidad y la propagación de mentiras, abusando de la buena fe de la colectividad nacional.
5) Hablando de MW térmicos, la pérdida hasta el 25 de marzo de cerca de 800 MW termoeléctricos del país desde el 7 de marzo por la operación indebida ante la contingencia de recuperación de la carga. Antes del 7 de marzo lográbamos arrancar cerca de 2 mil 800 MW, antes del 25 de marzo, sólo 2 mil MW y se nos oculta la realidad después de la última semana de apagones de amplio espectro de afectación geográfica.
6) Destrucción de autotransformadores en subestaciones eléctricas de Transmisión y Distribución del país por apartarse de las sanas prácticas de la operación segura del SEVI, pese a que los sistemas SCADA le indican constantemente los límites de operación segura.
7) El seguir con la intransigencia de ocultar los datos del SEVI, tarea en la que llevan, ya más de 3 mil 58 días seguidos, para evitar el escrutinio de la esencial contraloría de su gestión por la sociedad venezolana.
8) La fracturación inédita del sistema hidroeléctrico del bajo Caroní entre sus sistemas de 765 y 400 kV, que hace por primera vez retroceder a esa maravilla energética de la madre naturaleza, en 60 años y comprometiendo la última seguridad energética de Venezuela.
9) El tirar al desperdicio agua del Guri Caruachi y Macagua que es energía y vida disminuyendo su conversión energética del 100 al 35 por ciento. Agua y energía que nos puede hacer mucha falta para la recuperación del país más adelante, sobre todo si nos tocara enfrentar un ciclo hidrológico desfavorable multianual en vista del pobre estado de confiabilidad de nuestro parque térmico de generación.
10) El Producto Interno Bruto, PIB de Venezuela este 2019 amenaza con sufrir una contracción del más del 30 por ciento por los eventos en pleno desarrollo con el SEVI.
11) Continuado abuso y maltrato de los trabajadores eléctricos del SEVI, con su operación de la psicología del terror.
12) La continuidad de un aberrante Apartheid Eléctrico contra la provincia de Venezuela para consentir el suministro eléctrico de la capital, no sólo es una inequidad lesa humana, pero una complicación técnica más que ocasionará más apagones para todo el país.

Esta docena de ítems nos muestra solo un pedacito de la inmensa capacidad de maldad del régimen usurpador y no puede significar otra cosa que un maléfico “Plan B” de ellos, para torpedear en la línea de flotación cualquier gobierno de transición. Como analista veo inmensos profundos y anchos desaciertos iniciales en las propuestas sobre electricidad y afirmo que la gobernabilidad de una transición está en alto riesgo.

Así las cosas, es vital la solidaridad de lo que nos hace orgullosos de ser venezolanos, de que los buenos somos más y que luchando por el rescate del SEVI y la liberación del yugo que nos oprime tendremos éxito. Ese es el reto y no hay otro sustituto que no sea una victoria para que la diáspora regrese y Venezuela guiada por el GPS de la ética y los valores anclados en el trabajo honesto pueda generar la superación que todos queremos para la base de una verdadera riqueza y prosperidad de acuerdo y digna de nuestros enormes potenciales.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.