Venezuela Emprendedora: “No te rindas”

492
Foto: Francisco Touceiro

¿Cómo podemos apreciar la luz, si no conocemos la penuria de la sombra?, ¿cómo podemos crecer y aprender en las adversidades, si las evitamos y no las transitamos?

Dicho así suena muy fácil, se trata de adoptar una visión de vida consciente, en la que aceptemos los momentos difíciles como parte del camino, pero la realidad es que no es una tarea sencilla, no somos unos robots que pueden programarse con tan solo un clic, tenemos la dicha de ser humanos, de ser racionales, pero también emocionales.

Todo sería más fácil, si tras una sola caída aprendiéramos todas las lecciones. Si ante la primera alerta de peligro accionáramos inmediatamente el plan de contingencia perfecto, pero es que la vida tiene todas las características que le queramos atribuir, menos la de perfecta y predecible.

Regresar a Venezuela tras vivir un tiempo fuera, me ha demostrado una vez más la capacidad de adaptación que tiene el hombre. Podemos atravesar las más grandes penurias pero mientras nos mantengamos respirando vamos a seguir luchando, y siempre existirá una esperanza de cambio.

Sentir que caemos una vez más, sentir que lo que se está haciendo no es suficiente o no es lo correcto para lograr el éxito, forma parte de la lección. Pedir paciencia cuando las reservas de energía están agotadas, cuando nos han llevado a niveles de humillación y miseria extremos, no tiene sentido, sin embargo pedir que nadie se rinda donde quiera que se encuentre es diferente.

“No te rindas”, así te sientas derrotado lejos de tu casa, de tu familia, en un país con muchas comodidades pero también muchas dificultades. “No te rindas”, si la decisión es quedarte y cada día te cuesta más sobrevivir mental y físicamente a esta situación límite. “No te rindas”, así te sientas totalmente rendido.

Porque para poder decir que lo logramos, tenemos que estar en muchos momentos derrotados, porque para poder sentir ese aliento de triunfo necesitas haberte quedado sin aire, haber sentido que te ahogas y que ya no puedes más, solo así se puede disfrutar de la sensación de logro. Solo quienes luchan desde sus miedos, adversidades y angustias, quienes se admiten vulnerables y humanos, pueden alcanzar la dicha de sentir el éxito.

No sé qué nos depara el mañana, pero siempre tendremos dos opciones: ser simples espectadores de nuestra vida, o ser protagonistas, y los protagonistas sufren, padecen, aman, ríen, lloran y se arriesgan … Desde este espacio el llamado es a no rendirse, a seguir creando, inventando, soñando, plasmando en un papel nuestras ilusiones y metas, aunque no sepamos por dónde empezar, a seguir luchando por el país como lo creamos conveniente, a seguir acompañando a quienes se han atrevido durante todos estos años a dar la cara, que al igual que nosotros son humanos, a apoyarnos entre venezolanos dentro y fuera del país, para convertirnos en una gran fuerza, en una sola voz.

Cuando no nos rendimos es cuando logramos vencer la penumbra, es cuando logramos apreciar las maravillas que nos ofrece la luz, la invitación es a ver el caos desde el aprendizaje y el agradecimiento, vivirlo, sentirlo, aceptarlo y seguir… “No te rindas”

DÉJANOS TU COMENTARIO