¡Venezuela, el dólar se impuso! … el bolívar ha muerto

232

Para el sociólogo francés Alain Touraine el debilitamiento general de la democracia en muchos países tiene como causa última la progresiva separación entre la efectividad de la gestión pública y las demandas lógicas (socioeconómicas) de los ciudadanos. 

En nuestras investigaciones de opinión pública se revela que el 91% de los ciudadanos opina que, en términos generales, la situación en Venezuela va por mal camino y difícilmente con este gobierno revolucionario las cosas puedan cambiar o mejorar. Los datos cuantitativos que emergen de la aguda crisis económica hacen que miles de venezolanos piensen en la postpandemia en buscar un mejor futuro en otro país. 

La situación de Venezuela está conectada a toda una complejidad de sobrevivencia, como consecuencia de un modelo económico reconfigurado sobre la base de un neomarxismo, un modelo económico anacrónico, articulado en su dinámica praxiológica a la ingobernabilidad y la corrupción en todos sus niveles, teniendo como resultado inevitable el despilfarro. En el área económica, por ejemplo, algunos especialistas se atreven a decir que el país colapsó, transitamos por un quiebre inminente y que la sumatoria de la deuda externa más la interna es mil millonaria en dólares, compromiso que en su momento histórico seguramente cobrará sangre, sudor y lágrimas de un pueblo vulnerado e ilusionado por la redención.

En nuestro país el bolívar fue desplazado por el dólar, por la moneda del imperialismo. Nuestra economía se mueve en divisa norteamericana, con sueldos totalmente devaluados en bolívares. Un estudio realizado por la firma Hercon Consultores demostró que 68,4% de los venezolanos utiliza divisas diferentes del bolívar en la economía venezolana. 

LEE TAMBIÉN

Algunas razones por las que el precio del dólar retrocede ciertos días

Nicolás Maduro mueve a diario su ajedrez político, siempre gravitando nacional e internacionalmente en busca de oxígeno a través de estrategias dilatorias, renunciando a ver el “bosque” de la crisis económica, política y social que vive Venezuela. Lo grave es continuar abstracto el futuro inmediato del país, Maduro no hace una comprensión final, prefiere darle larga a los conflictos, no buscar la aproximación de la “objetiva” de la naturaleza de la crisis. Sin embargo, Nicolás con toda la pesada carga que tiene encima no termina de hundirse, sino todo lo contrario, le sacó un tiempo extra a la oposición que de una u otra manera subestimó la sala situacional revolucionaria, por cierto, muy eficiente en manejos de crisis. Maduro continúa gobernando en minoría organizada.


En nuestro país el bolívar fue desplazado por el dólar, por la moneda del imperialismo. Nuestra economía se mueve en divisa norteamericana, con sueldos totalmente devaluados en bolívares. Un estudio realizado por la firma Hercon Consultores demostró que 68,4% de los venezolanos utiliza divisas diferentes del bolívar en la economía venezolana

Marcos Hernández López

En los últimos meses, presionado por la compleja situación económica y el impacto de las sanciones impuestas desde Estados Unidos, el gobierno de Maduro ha ido cediendo en muchos de los controles que durante años limitaron la actividad económica en el país. Pese a la retórica anticapitalista, Maduro está aplicando un discreto plan de ajuste, aunque no lo admite en sus narrativas económicas. El gobierno abandonó prácticas desde la época de Chávez, como el control de precios y el de cambio, esta decisión ha permitido un mayor “dinamismo” a la economía venezolana, para aliviar un poco la presión social a la que está sometido día a día. Es decir, la dolarización es una válvula coyuntural de escape para la crisis que está enfrentando el país.

Los grandes perdedores en el actual escenario económico son quienes ganan en bolívares. Es la mayoría de la población, según nuestros estudios, entre ellos los empleados del Estado, salario que se incrementa mucho menos de lo que lo hacen los precios de la cesta básica, toda una disparidad en el valor. Sin embargo, Maduro conociendo la realidad y sus efectos socioeconómicos siempre pica adelante recuerda quienes perciben sus devaluados ingresos en bolívares «los salva la patria», gracias al sistema de bonos y ayudas implantado por los gobiernos chavistas.

Con Maduro la dolarización en Venezuela no será legalmente establecida bajo el actual esquema de sanciones de Estados Unidos. Es decir, el gobierno revolucionario por estar sancionado impide que pueda haber un proceso de dolarización formal, mientras tanto viviremos en un país “dolarizado” … y el “bolívar ha muerto”.


MARCOS HERNÁNDEZ LÓPEZ | @Hercon44

Sociólogo, docente universitario | PhD Gestión de Procesos | CEO Consultora Estudios de Opinión.

5/5 (2)

¿Qué tan útil fue esta publicación?