Una nueva defensa contra la pandemia

233

CIENCIA Y LETRAS


Por: Paulino Betancourt

Una pequeña píldora marrón contra el coronavirus reduce a la mitad la posibilidad de que las personas recién diagnosticadas con el COVID-19 lleguen a los hospitales o mueran, según indican los primeros resultados publicados por Merck. La píldora, un medicamento antiviral llamado molnupiravir, se probó frente a un placebo en personas con alto riesgo de desarrollar gravemente la enfermedad.

De las 377 personas que recibieron el placebo, el 14,1%, fueron hospitalizadas dentro de los 29 días posteriores al inicio del ensayo, llegando a contabilizarse ocho fallecidos. En comparación, solo el 7,3% de los 385 pacientes que recibieron el medicamento fueron hospitalizados en el mismo período de tiempo y ninguno murió, anunciaron funcionarios de la compañía farmacéutica el primero de octubre, en un comunicado de prensa.

Algo resaltante es que el 40% de los participantes en el ensayo estaban infectados con las variantes gamma, delta o mu del coronavirus. Molnupiravir fue tan eficaz contra esas variantes como lo fue contra versiones anteriores del virus, informó la compañía. Los resultados completos del estudio aún no están disponibles y los datos no han sido revisados por otros científicos.

La administración de antivirales, al inicio de la infección, tendría la posibilidad de detener el virus antes de que pueda causar daño o empujar al sistema inmunológico a reaccionar de forma exagerada. El molnupiravir podría prescribirse tan pronto como un paciente obtenga un resultado positivo en la prueba de la Covid-19, evitando que los pacientes abarroten los hospitales a medida que circula la variante delta altamente transmisible. En combinación con las vacunas, un tratamiento eficaz podría ayudar a controlar la pandemia.

Sin embargo, para ser justos, los resultados fueron anunciados en un comunicado de prensa, que tiene menos peso científico que un artículo revisado por pares o incluso un artículo preimpreso donde se muestran los datos para que los examinen los investigadores.

“Los tratamientos antivirales que se pueden tomar en casa para mantener a las personas con la Covid-19 fuera del hospital son muy necesarios”, indicó Wendy Holman, Directora ejecutiva de la farmacéutica Ridgeback Biotherapeutics en un comunicado de prensa. La píldora se administra dos veces al día durante cinco días, en comparación con otros tratamientos de la Covid-19 que requieren costosas transfusiones intravenosas, como anticuerpos monoclonales y plasma de convalecientes.

Si bien hay varios tratamientos en el mercado, muchos de ellos son costosos, difíciles de administrar, no están disponibles para todos o solo son marginalmente efectivos. Además, un medicamento como el molnupiravir (por cierto, el nombre es una referencia al martillo de Thor, Mjölnir), podría ayudar a compensar las limitaciones de la vacunación.

Al igual que el remdesivir, un antiviral aprobado, el molnupiravir imita los componentes básicos del material genético del coronavirus, el ARN. Fundamentalmente, estos medicamentos engañan al virus, pero no a las células humanas. Los resultados preliminares del estudio fueron tan alentadores que Merck planea solicitar una autorización de uso de emergencia del medicamento a la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. También la solicitarán en otros países.

¿Cómo funcionan estos antivirales? El remdesivir es una especie de señal de parada que hace lenta la copia de la hebra de ARN, hasta detenerla, al igual que un carro que ingresa a un cruce cuando el semáforo se pone en amarillo y queda en el medio de la intersección provocando un atasco.

Por su parte, el molnupiravir le genera muchas mutaciones al ARN, modificándolo, provocando la descomposición de la polimerasa y otros componentes virales. Similar a las averías que le podrían ocurrir a nuestro carro en una calle llena de huecos. Esos “huecos” de mutación no solo detienen la enzima que copia el ARN, sino que también causan daño a otras proteínas que el virus necesita para infectar las células y replicarse.

Los tratamientos ayudan a las personas a mejorar, pero es importante recordar que la vacunación sigue siendo la táctica más eficaz para controlar la pandemia. Otras medidas esenciales como el uso de mascarillas, el distanciamiento social y las pruebas de la Covid-19 siguen siendo nuestra mejor defensa.

La llegada de un fármaco eficaz no debería ser motivo para bajar la guardia. Los pilares de la respuesta a una pandemia seguirán siendo cruciales para mantener a raya esta enfermedad mortal.


PAULINO BETANCOURT | @p_betanco

Investigador, profesor de la Universidad Central de Venezuela, miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.