Un huracán llamado Paula

1411

Por: Andreina Mujica

Paula y yo nos reencontramos en París hace 10 años y no nos separamos desde entonces. Hicimos una amistad de esas que son magnéticas, divertidas, enriquecedoras, increíbles, irremplazables.

Paula era parte de «mi seguir» en París, esa llamada que no falla, ese estar y ser familia. No existe casa donde haya cocinado y que ella no estuviese aunque sea una vez entre los comensales. Hicimos sesiones de fotos, con Disney le crecían más pestañas.

Al tiempo de compartir la Ciudad Luz, una amiga de mi colegio resultó ser prima política de Paula y montó una foto en redes sociales etiquetándonos, allí comenzó la jodedera de que desde entonces nos conocíamos. ¡Mentira! Si las dos lo que recordábamos era el pinche elefante de la torta. Pero gracias al universo que nos volvió a reunir y a esas vueltas curiosas de este carrusel que llamamos vida, que terminamos por cocinar juntas mientras desarmamos el mundo de la política. Su cochinito era el mejor de esta tierra y venía sazonado por unos boleritos; por mi parte simplemente le preparaba lo que quisiera, en estos últimos meses de hospital en hospital hasta logramos contrabandear antojos. Un día pidió parrilla, pero no cualquier parrilla: «Sabes Darling Pelouche, la quiero así, al estilo del Coyuco, caraqueña y con guasacaca». Iba le llevaba revistas, arepitas y agua mineral con gas, manías que nos unen irremediablemente.

La prestigiosa revista francesa Tiempos Modernos publicó una edición especial dedicada a Venezuela (1998-2018), la coordinación estuvo en sus manos junto con Paula Cadenas; ambas lograron recopilar y traducir artículos de distintos autores, escritores, periodistas, sociólogos, conformando así uno de los mejores aportes en lengua francesa para explicar el país que somos y la lucha incansable que ha significado estas dos décadas de debacle.

Se ganó a pulso ser una de las voces que podía traducir nuestra realidad al mundo mediático francés. En una misma semana podría estar dando entre tres y cuatro entrevistas, esto sin perder la disciplina académica. Sin embargo, conseguía tiempo para una caminata por algún boulevard de París, descubrir un restaurancito mexicano o simplemente dar una clase de historia de la salsa mientras echaba un pie entre panas.


Se ganó a pulso ser una de las voces que podía traducir nuestra realidad al mundo mediático francés. En una misma semana podría estar dando entre tres y cuatro entrevistas, esto sin perder la disciplina académica

Andreina Mujica

Fuimos un equipazo, un grupo de amigos franceses, venezolanos que junto a su hija Myrna Paula y su hermana francesa alemana Stefanie nos turnábamos para visitarla y consentirla en estos seis meses de batalla por su salud. Intentaba cuidarnos de no verla sufrir, siempre tenía una sonrisa y unas ganas de vivir que nos abrazaba desde la entrada hasta la salida.

Nos vimos una tarde en su casa, al otro día volvía al hospital, cantamos «Buscando guayaba», lloramos y celebramos con una cervecita la llegada de algunos ejemplares de País fuera de Servicio. Rezamos, nos despedimos.

No dejaba de trabajar, orgullosa de ser una verdadera científica social, seria, rigurosa, incansable, indestructible.

Más de dos décadas en Francia y jamás abandonó Venezuela. Yo acostumbro a visitar amigos, soy quien se despide, no ellos. La vida sin ella, sin duda, pierde brillo. Paula es y será por siempre un faro que nos guía, gracias a su obra y una voz que nos acaricia, gracias a la memoria.

Fue un honor ser parte de tu vida, te veo en la próxima vuelta del carrusel.

Nota del editor: Paula Vásquez Lezama falleció este 22 de marzo en París, Francia. Fue socióloga y antropóloga con más de 20 años radicada en la nación europea. Trabajó como profesora e investigadora titular del Consejo Nacional de la Investigación Científica de París (CNRS). «Hay que decir que los venezolanos no siempre hemos sabido explicar nuestro problema», dijo durante una entrevista a prodavinci.com esta brillante venezolana que intentó describir al mundo la crisis general que vive el país.


ANDREINA MUJICA | @andreinamujica

Artista, periodista y reportera gráfica radicada en Francia.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Aliadodel periodismo que te cuenta la realidad y te mantiene despierto.