Tercera dosis versus vacunación masiva

126

CIENCIA Y LETRAS


Por: Paulino Betancourt


La Organización Mundial de la Salud (OMS) pidió el miércoles una moratoria sobre las vacunas de refuerzo contra la COVID-19 hasta finales de septiembre, para que los suministros de vacunas puedan centrarse en ayudar a todos los países para inmunizar al menos al 10% de su población. La agencia hizo un llamado a las naciones del mundo para que contribuyan a disminuir las grandes disparidades en las tasas de vacunación.

“Entiendo la preocupación de todos los gobiernos por proteger a su gente de la variante Delta”, dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, en una sesión informativa, “pero no podemos, ni debemos aceptar que los países que ya han utilizado la mayor parte del suministro mundial de vacunas, utilicen aún más, mientras las personas más vulnerables del mundo permanezcan desprotegidas”. Los vacunados ya están cubiertos contra los peores efectos de la COVID-19 causados ​​por la variante Delta.

Debido a esta discusión sobre las inyecciones de refuerzo en aumento, se abrió un debate moral y científico: con las asombrosas brechas en las tasas de vacunación en todo el mundo y los casos en aumento a medida que se propaga la variante Delta, las dosis de vacuna deben administrarse primero a las personas vulnerables en las naciones con menos recursos. De las más de cuatro mil millones de dosis de vacunas en total que se han administrado en todo el mundo, más del 80% se han utilizado en países de altos y medianos ingresos, que representan menos de la mitad de la población mundial, dijo el Dr. Ghebreyesus.

Los funcionarios de la OMS se han esforzado por distinguir entre las inyecciones de refuerzo utilizadas para fortalecer la inmunidad en las poblaciones vacunadas y las dosis adicionales que pueden necesitar los inmunodeprimidos. El Dr. Anthony Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas de los EE. UU. y asesor de Biden, dijo el martes que, en algunos casos, se necesitan más inyecciones de las habituales para vacunar por completo a las personas inmunodeprimidas. “Darles una inyección adicional casi no se considera un refuerzo, se considera parte de lo que debería haber sido su régimen original”. “Inevitablemente, habrá un momento en el que tendremos que dar un refuerzo”. Cuando se le preguntó sobre lo dicho por la OMS a Jen Psaki, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, en cuanto a dar la tercera dosis a su población o apoyar a los países con déficit de vacunación, indicó: “Creemos que es una disyuntiva falsa ya que podemos hacer ambas cosas”.

Los científicos no han llegado a un consenso sobre si las vacunas de refuerzo son necesarias para estimular la inmunidad en personas que ya han recibido todas las dosis. Aun así, con las preocupaciones crecientes sobre las continuas olas pandémicas y futuras cuarentenas, un número creciente de países, como Alemania, Israel, República Dominicana, Colombia, Chile y Francia, se están preparando para ofrecer dosis de refuerzo a segmentos de su población. Rusia los ha puesto a disposición de sus ciudadanos después de seis meses de la inoculación, mientras Hungría las ofrece cuatro meses transcurrida la vacunación. Un artículo de opinión publicado el 13 de septiembre en The Lancet y del que son coautores 18 expertos en vacunas, sostiene que las inyecciones de refuerzo son innecesarias para la mayoría de las personas.

Los estudios han indicado que la inmunidad generada por las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna es duradera y los investigadores todavía están trabajando para comprender los datos israelíes recientes, donde se sugieren que la vacuna Pfizer-BioNTech disminuyó en efectividad meses después de la inoculación. Simultáneamente, Pfizer también ha comenzado a defender las inyecciones de refuerzo en los EE. UU., y si las terceras inyecciones se autorizan para la población en general, las dosis de refuerzo podrían representar un negocio multimillonario para Pfizer.

Pero el programa de producción de vacunas ha tenido problemas para adquirir suficientes dosis y está a 500 millones de sus objetivos. Los suministros se han agotado, dejando a varios de sus países receptores casi o totalmente sin vacunas en los últimos meses.

Las naciones han tenido un claro incentivo para cerrar las brechas de vacunación, en una crisis continua que se ha apoderado de todos los rincones del mundo: cuanto más se propaga el virus, más peligroso puede volverse, ya que surgirán más cepas. Esto representará un mayor riesgo para todos los países, vacunados o no, a menos que una buena parte de la población esté inmunizada.

El mundo entero está en medio de esto y, como hemos visto con la aparición de variante tras variante, no podemos salir a menos que todos sumemos esfuerzos, pero si mantenemos la enorme disparidad en la cobertura de vacunación, simplemente no vamos a lograrlo.

Paulino Betancourt | @p_betanco

Investigador, profesor de la Universidad Central de Venezuela, miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.