Tejerías y El Castaño: ¿cómo encontrar la fuerza para seguir adelante?

111

La muerte imprime al duelo un carácter particular en razón de su radicalidad, de su irreversibilidad, de su universalidad y de su implacabilidad. Pero ¿cómo hace una persona que aún está en la búsqueda de su familiar desaparecido? Una separación no mortal, como lo es en estos casos, deja siempre abierta la esperanza del reencuentro. La muerte, no.

Por: Karina Monsalve

Muchas personas han perdido un ser querido —hijo, madre, un amigo—, o todas sus cosas materiales durante los deslaves que han causado las constantes lluvias caídas sobre la región venezolana en los últimos meses. Muchas se han quedado sin nada. En ambas situaciones, hay una falta, un vacío, un duelo; una vida rota que hay que reconstruir: un empezar de nuevo.

La vida de estas personas se paralizó de repente, sus planes y proyectos de vida cambiaron de un momento a otro, de la manera más brusca y sorprendente. Cómo podrán estas personas continuar funcionando, cómo podrán a partir de ahora enfrentar sus vidas con ese vacío, con esa falta.

La muerte imprime al duelo un carácter particular en razón de su radicalidad, de su irreversibilidad, de su universalidad y de su implacabilidad. Pero ¿cómo hace una persona que aún está en la búsqueda de su familiar desaparecido?

Una separación no mortal, como lo es en estos casos, deja siempre abierta la esperanza del reencuentro; la muerte, no. De ahí que nos referiremos a ambos procesos de duelo porque desencadenan respuestas intensas.

Hemos sido testigos de que la población se ha abocado a proporcionarles enseres básicos, comida, abrigo, cobijo; lógicamente, lo mínimo necesario para subsistir después de la situación traumática que vivieron, y después de aceptar sus pérdidas. Sin embargo ¿cómo podemos ayudarles a transitar estos momentos de desolación,  profunda tristeza y duelo? ¿Esa dimensión humana que no requiere de lo material sino de la paz emocional que necesitan? El dolor y el sufrimiento de estos sobrevivientes les acompañarán por un buen tiempo; muchos podrán seguir caminando con él, pero otras víctimas necesitarán más consuelo, más escucha, más compañía, más reflexión, más contención emocional para poder elaborar sus duelos y fortalecerse de manera que puedan continuar sus vidas.

El duelo representa una desviación del estado de salud y bienestar, se necesita un período de tiempo para que la persona en duelo vuelva a un estado de equilibrio similar. Se puede restaurar el funcionamiento total o casi total, pero si la persona no recibe ningún tipo de ayuda, puede haber casos de funcionamiento inadecuados.

Estos eventos traumáticos transformaron a las víctimas. Hay un antes y un después. Inician ahora un proceso de ‘reconstrucción emocional’. Un proceso lento, basado en la aceptación de la pérdida y el establecimiento de pasos cortos para ordenar nuevamente la vida, la rutina.

Es necesario reconocer y hablar de ese dolor porque de lo contrario se manifestará mediante algunos síntomas u otras formas de conducta disfuncional. Cualquier cosa que permita evitar o suprimir de forma continua ese dolor es probable que prolongue el curso del duelo.

Muchos supervivientes se resienten por tener que desarrollar nuevas habilidades y asumir roles que antes desempeñaban los seres queridos que perdió. La estrategia de afrontamiento es poder redefinir la pérdida de manera que puedan reanudar algunas actividades y adaptarse al medio en el que el fallecido está ausente.

Este proceso de reconstrucción emocional no es un proceso lineal ni tiene un tiempo estrictamente definido. Depende de cada persona, de la intensidad de su trauma, de la intensidad del vínculo con la persona fallecida y sobre todo de las fortalezas internas que tenga para sobrellevar la pérdida.

KARINA MONSALVE | TW @karinakarinammq IG @psic.ka.monsalve

Psicóloga clínica del Centro Médico Docente La Trinidad.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.


Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.