20.9 C
Caracas
viernes, 20 mayo, 2022

Sobrevivir en la miseria

-

Venezuela es un país sumido en la miseria. No en una pobreza relativa, sino en la miseria. En Caracas la situación es menos notoria que en el resto de las regiones y la censura mediática, aunada a la incesante propaganda, en algo logran eclipsar la tragedia. Acaso la más aguda que padezca cualquier nación de América Latina y el Caribe, con la excepción de Cuba y Haití, porque nuestro país ha sido derrumbado a costa de transmutarse en una colonia cubana, y Haití es un caso que parecería no tener horizonte de esperanza.

La llamada “revolución” se ha llevado todo por delante, comenzando por el patrimonio productivo del país, Pdvsa incluida, y la capacidad de desarrollar nuestro potencial como nación. No creo que sea muy complicado darse cuenta, a menos que uno sea un fanático político o, incluso peor, un cómplice político disfrazado de opositor. Aquellos pueden estar engañados o tan resentidos que se les nubla el entendimiento. Estos saben lo que quieren y lo buscan por caminos retorcidos.

De la bonanza petrolera más prolongada y caudalosa de la historia -que todavía se mantiene, por cierto-, Venezuela ha sido sumida en una miseria espantosa. Tanto en lo económico como en la dimensión social. Y no se trata de un retroceso, como se dice por ahí. Ojalá fuera un retroceso. Es un salto en el vacío, como consecuencia de una hegemonía despótica y depredadora. Nada importante se ha salvado de la devastación. Y todo eso continuará, mientras la hegemonía siga imperando.

Hace 20 años, por ejemplo, el equivalente en divisas del salario mínimo legal se acercaba a los 180 dólares mensuales. Con libertad cambiaria y en medio de una crisis financiera a escala mundial que colocó los precios internacionales del petróleo por debajo de los 10 dólares. Ahora, en el 2020, el salario mínimo no llega a los 5 dólares mensuales. Si esto no es un proceso de miseria, ¿entonces qué es?

Por donde uno mire, la depauperación de la abrumadora mayoría de la población es evidente en los principales ordenes de la vida personal, familiar y comunitaria. La emigración masiva es una respuesta desesperada en diversos aspectos y la explosión de la violencia criminal, comenzando por la aplicada por el poder establecido, también. A primera vista luce como una situación insostenible, pero se sostiene y se agrava. La consideración de este tema rebasa el alcance de estas breves líneas.

Se podrá alegar que insistir en estas cosas es como llover sobre mojado. Tal vez. Pero hay que seguir insistiendo. La resignación no es aceptable. Venezuela tiene que dejar de sobrevivir en la miseria de la hegemonía roja, y entrar en una etapa que le pueda ofrecer un futuro humano y digno a los venezolanos.

Fernando Egaña es abogado y fue ministro. [email protected]

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a