Sin unidad no se alcanzarán los objetivos 2021 y 2022

80

Por: Marcos Hernández López

El gobierno revisa resultados de sus estrategias y tácticas y hace constructos casi a diario de escenarios electorales. Sabe que la división en la oposición beneficia las posibilidades inmediatas de triunfos electorales locales, de las regionales 21N, y hasta soñar, ¿por qué no? con ganar la presidencial de 2022 o 2024.

La revisión de escenarios es una temática vinculante con la postura de la oposición, desconfiada en las vías electorales para aspirar a un cambio en paz y democracia en el país. En una primera síntesis, una oposición dispersa no alcanzará nunca sus objetivos en 2021 y 2022. En la complejidad económica y política que transita el país, el venezolano ha perdido la paciencia, anda obstinado, ansioso, sonámbulo. Se atreve a manifestar el fracaso en 85% de la gestión de Maduro. Sin embargo, Nicolás continúa en una elevación de arrogancia y sordidez, cualidades que solo complica la dinámica de un país que desea reflotarse y salir de sus graves problemáticas. Hasta ahora el primer mandatario nacional ha demostrado no tener “madera” de líder político, pero habilidosamente se proclama en alta voz “el hijo de Chávez”.

Los nudos críticos, entre otros, que enfrentará Maduro, si existe unidad en la oposición, serán las elecciones regionales, locales y el referéndum revocatorio 2022. Los resultados serían demoledores en términos de votación para la revolución bolivariana. El madurismo no está interesado en que el Referendo Revocatorio (RR) contra Maduro se realice el próximo año 2022.

Nuestras investigaciones de opinión públicas ratifican la acelerada pérdida del capital político por el que atraviesa Nicolás. Su ausencia de liderazgo es algo inmanente en su naturaleza humana; deriva de la incapacidad del gobernante, se armoniza como el principal responsable de la crisis económica, política, social – humanitaria, situaciones que se articulan con la desconfianza en que el actual mandatario nacional pueda resolverlas.

Contra toda lógica, Maduro mantiene una estrategia en el discurso de las sanciones, y la guerra económica como una significativa variable distorsionadora en su gestión. También se apoya en estrategias y tácticas para dividir a la oposición.

En síntesis, se visualiza un Nicolás “preso” en su propio laberinto, fatigado, moviéndose en varias dimensiones para tratar de resolver las complejidades: crisis económica, política y social, ante las cuales se muestra incapaz de dar efectivas respuestas. Trata de enfrentar esta situación con cárcel, represión y con amenazas; su propia gente cae en la duda y en su propia reflexión, tal vez hasta final.

Solo los estoicos maduristas mantienen un discurso apuntalado en la psicología inversa para darse esperanzas. El RR es y será el nudo más crítico que tiene Maduro… difícil de deshacerse si existe la presión interna y externa.

MARCOS HERNÁNDEZ LÓPEZ | @Hercon44

Sociólogo, docente universitario | PhD Gestión de Procesos | CEO Consultora Estudios de Opinión.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.