Ser anciano en Venezuela

205

LA VOZ DEL INFOCIUDADANO


Por: Belkis Bolívar García

La soledad, el abandono, las enfermedades y la disminución de los ingresos son algunos problemas que suelen enfrentar los ancianos en cualquier país del mundo. En Venezuela, el arribo a la vejez no representa un problema, es mucho más que eso. Ser anciano en Venezuela es una tragedia de extensa magnitud.

El psicoanalista norteamericano Erick Erickson introdujo en el campo de la psicología del desarrollo el concepto de generatividad, que no es más que las diversas expresiones del deseo generativo de las personas mayores. Ese deseo se manifiesta a través de la ayuda a los demás, en la disposición para recibir ayuda, del interés y la preocupación de dejar un legado al compartir sus enseñanzas de vida,  y transmitir valores a las generaciones más jóvenes.

LEE TAMBIÉN

Gobierno venezolano prueba en ancianos e indigentes tratamiento homeopático cubano contra coronavirus

A nuestros abuelos en Venezuela con la tragedia que viven todos los días, les cuesta mucho ocuparse de esta conciencia de generatividad. En primer lugar deben ocuparse de resolver sus problemas de alimentación, de salud, de sobrevivencia, porque aquí en este país, si para un joven sobrevivir es un reto todos los días, para nuestros  adultos mayores es más difícil.

Los pensionados en Venezuela cobran cuatrocientos mil bolívares de pensión, que no representa ni el equivalente a dos dólares. ¿Qué puede hacer un anciano con cuatrocientos mil bolívares, cuando el precio de cualquier medicina para tratar las enfermedades propias de su edad, sobrepasa el millón de bolívares? ¿De qué se alimenta una persona de la tercera edad cuando un kilo de harina de maíz está por encima de los doscientos mil bolívares? Recientemente veía una imagen publicada en twitter donde se mostraba que con ese monto solo se podía comprar una harina pan y tres tomates; y cuando se enferman no tienen un servicio de salud adecuado que les permita atender cualquier emergencia o patología propia de la vejez.


A nuestros abuelos en Venezuela con la tragedia que viven todos los días, les cuesta mucho ocuparse de esta conciencia de generatividad. En primer lugar deben ocuparse de resolver sus problemas de alimentación, de salud, de sobrevivencia

Belkis Bolívar García

LEE TAMBIÉN

Familiares entierran a anciano en ataúd fabricado con escaparate en Carabobo

Hace muchos años atrás los viejitos proyectaban y transmitían paz, eran un consuelo para los niños, jóvenes y adultos. Cuando estaba más joven, tuve muy buena conexión con mi abuelo, se llamaba Daniel, y yo siempre le decía, “abuelo, cuando yo esté viejita quisiera ser como tu…” Mi abuelo falleció hace 17 años y siempre lo recuerdo alegre, divertido, ocurrente, bonachón… Doy gracias a Dios por habérselo llevado a tiempo, porque  estoy segura que hubiese sufrido mucho al no poder disfrutar la vida como a él le gustaba, sin embargo aún quisiera llegar a viejita con su espíritu.

Por haber vivido tantas experiencias durante muchos años, los ancianos tienen la sabiduría para manejar situaciones de estrés, porque la vida les ha enseñado cuáles son realmente las cosas importantes y cómo salir de los problemas a pesar de las situaciones a las que todos tenemos que enfrentarnos… pero me da mucha tristeza verlos en marchas, protestas, reclamos exigiendo condiciones de vida dignas, cuando deberían estar en casa tranquilos desarrollando ese sentimiento de generatividad del que hablaba Erick Erickson, esa capacidad que en general todos los seres humanos tenemos para transmitir a otras generaciones algo nuestro. Es uno de los lazos que unen a niños, jóvenes, adultos y personas mayores.

Cierro esta breve nota, haciendo un reconocimiento a las personas de tercera edad, quienes merecen en primer lugar el amor de sus familiares. El Estado está obligado por la Constitución y las leyes de la República a dar un trato digno a nuestros ancianos y ancianas, en ese sentido tienen todo el derecho de exigir pensiones equivalentes al valor de la canasta básica familiar, un sistema de seguridad social que le permita atender sus necesidades de salud y funerarias, en fin una vida digna en sus últimos años. No olvidemos esta frase “Las lágrimas que provoques hoy al anciano, pueden ser las tuyas mañana”.


BALKIS BOLÍVAR GARCÍA |

Integrante del grupo de Infociudadanos de El Pitazo

5/5 (4)

¿Qué tan útil fue esta publicación?