Salud mental para Las Tejerías

80

Por Karina Monsalve

El 10 de octubre se celebró el día internacional de la salud mental, un día para la concientización de la importancia de mantener en equilibrio nuestros pensamientos y con ellos nuestras acciones. Ese mismo día la población de Las Tejerías en el estado Aragua amaneció con desolación y profunda tristeza. El deslave en la zona producido el fin de semana se llevó consigo casas enteras, negocios, tapó vías y carreteras; pero más allá de las perdidas físicas incalculables, el deslave se llevó vidas, personas con sueños, esperanzas, metas; tapió anhelos, propósitos sin culminar, amistades y afectos.

Cómo hace una población entera para transitar este profundo duelo y al mismo tiempo continuar en la búsqueda, reparación y estructuración de una vida nueva a partir de la nada, emocionalmente hablando.

Los sobrevivientes de este evento se encuentran en estado shock, abrumados de miedo, ansiedades, nerviosismo, invadidos de incertidumbre, con imágenes en sus mentes que recrean situaciones traumáticas que van y viene como flashbacks. La experiencia de haberlo perdido TODO debe ser inimaginable, pero en este momento la tragedia tocó la puerta de muchos conciudadanos que se encuentran desvalidos de todo y solo cuentan consigo mismos y sus mentes, en la difícil tarea de seguir adelante la vida bajo esta adversidad.

Es por ello que, en el marco de enaltecer la salud mental, deseo que podamos preguntarnos cómo desde nuestros espacios podemos ayudar a quienes están atravesando tan difícil desequilibrio funcional en su estado mental producto de esta y/o de otras tragedias en sus vidas. Qué podemos hacer quienes podemos brindar algo de ayuda psicológica sin ser un especialista en el área.  

Los llamados primeros auxilios psicológicos son precisamente las intervenciones de primera instancia (inmediatas y de corta duración) dirigidas a ayudar a cualquier persona impactada por un incidente crítico y agudo. Su objetivo primordial es proporcionar apoyo (escucharla atentamente, ayudarla a orientarse y darle cobijo), reducir el riesgo de muerte y enlazar a la persona en crisis con los recursos de ayuda de primera necesidad (agua, alimento, abrigo, techo).

Los primeros auxilios psicológicos los puede proporcionar cualquier persona suficientemente entrenada, pero también aquella persona que asiste de manera inmediata a la víctima estando en el lugar del suceso, ya que la idea es facilitar soluciones y apoyo social – emocional para que la persona recupere su nivel de funcionamiento y minimizar las consecuencias negativas para su salud mental.

Proporcionar apoyo se traduce en ayudar a la persona a aceptar lo que le ha sucedido, que se sienta acompañada, escuchada y comprendida, facilitando la expresión de los sentimientos y dejándole un espacio libre para que pueda ventilar sus emociones del momento. 

Los escenarios de crisis como el que se está viviendo en Tejerías, se caracterizan por estar compuestos de miedo, temores, desolación que a su vez evocan fantasías fatalistas que pueden llegar a generar conductas irracionales. Hay mucha angustia y se puede desatar la ira hacia sí mismo o proyectarla en las personas más cercanas al suceso que desencadena la crisis.

Cuando estas emociones y sentimientos se prolongan en el tiempo y/o se intensifican pueden dar origen a conductas mal adaptativas generando una crisis situacional, un trastorno de ansiedad o del ánimo o un trastorno de stress postraumático. De allí la importancia de desarrollar una red de apoyo informal e inmediata para prevenir que la situación de crisis desencadene todos estos trastornos.

La búsqueda de apoyo familiar y social es lo más fundamental para toda aquella persona que haya vivido un suceso crítico sobre todo cuando se trata de niños, adultos mayores y personas discapacitadas.

Por lo general, las personas disponemos de gran cantidad de recursos internos para enfrentarnos a las crisis que se nos presentan en el transcurso de la vida. Sin embargo, las personas carentes de necesidades básicas necesitarán una ayuda externa adicional, ya que al estar expuesto a estas circunstancias abrumadoras son incapaces de hacer frente a dicho stress.

Se trata entonces de aliviar el sufrimiento de estas personas, atendiendo sus necesidades básicas, contribuyendo al restablecimiento físico, poniendo en contacto a la víctima con su red natural de apoyo familiar y social, proporcionándole contención psico-emocional, facilitando la reanudación de su vida y detectando a las personas de mayor riesgo para la atención específica en centros de salud mental.


KARINA MONSALVE | TW @karinakarinammq IG @psic.ka.monsalve

Psicóloga clínica del Centro Médico Docente La Trinidad.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Escriba al correo [email protected] para algún comentario sobre nuestras publicaciones.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.