Reinfectado con coronavirus, ¿qué significa eso?

333

Por: Paulino Betancourt

Sorprendentemente, esta semana se reportó que un hombre de 33 años tenía una ¡segunda infección por SARS-CoV-2! Unos cuatro meses y medio después de que le diagnosticaran el primer contagio, del que se había recuperado favorablemente. Fue diagnosticado cuando regresaba a Hong Kong después de un viaje a España, a pesar de no presentar síntomas.

Las personas infectadas con SARS-CoV-2 a menudo pueden dar positivo en la prueba del virus durante semanas o meses, probablemente debido a la “sensibilidad” de la prueba y a los fragmentos de ARN sobrantes, la única forma de responder realmente a la pregunta de la reinfección, es secuenciando el genoma viral en el momento de cada infección y buscando diferencias en el código genético.

Hasta los momentos, no hay un artículo científico publicado y revisado por pares sobre este paciente, solo un comunicado de prensa de la Universidad de Hong Kong, aunque en sus informes indican que el trabajo se publicará en la revista Clinical Infectious Diseases. Me gustaría plantear algunos aspectos sobre esta noticia. La primera sería, ¿por qué el hombre no era inmune al virus? Recordemos que hay una gran familia de coronavirus, algunos solo causan síntomas del resfriado común, son relativamente de corta duración y las reinfecciones ocurren incluso dentro de la misma temporada. Por lo tanto, no es del todo sorprendente que sea posible una reinfección con el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19.

Sobre este tema de la reinfección, ¿podemos estar tranquilos? El informe, si se corrobora, reafirmaría aquello que los expertos en inmunidad nos han estado diciendo: que es posible la reinfección con este virus. Un detalle muy importante, el paciente de Hong Kong no presentó síntomas durante su segunda infección, lo que demuestra que su sistema inmunológico respondió adecuadamente al virus. “Esto no es motivo de alarma”, dijo en un tuit la inmunóloga Akiko Iwasaki sobre los nuevos resultados de Hong Kong. “Este es un ejemplo de librito de cómo debería funcionar la inmunidad”.

La inmunidad es compleja e involucra múltiples mecanismos en el cuerpo. Eso incluye la generación de anticuerpos, de lo que se conoce como la respuesta inmune adaptativa y a través de las acciones de las células T, que pueden ayudar al sistema inmunológico a enfrentar y eliminar específicamente las células infectadas por el virus. Sin embargo, los investigadores de todo el mundo todavía están aprendiendo sobre la inmunidad a este virus y, por lo tanto, no pueden decir con certeza, basándose en este caso, si la reinfección será un motivo de preocupación generalizada.


Un detalle muy importante, el paciente de Hong Kong no presentó síntomas durante su segunda infección, lo que demuestra que su sistema inmunológico respondió adecuadamente al virus. “Esto no es motivo de alarma”, dijo en un tuit la inmunóloga Akiko Iwasaki sobre los nuevos resultados

Paulino Betancourt

¿Qué tan diferente es la cepa que infectó al paciente de Hong Kong? “Cepa” tiene una definición particular cuando se refiere a virus. A menudo, una “cepa” diferente es un virus que se comporta de manera diferente. Un artículo en STAT News informó que la composición genética del virus secuenciado de la segunda infección del paciente tenía 24 nucleótidos, componentes básicos del genoma del ARN del virus, que diferían del aislado de SARS-CoV-2 que lo infectó la primera vez. El SARS-CoV-2 tiene un genoma que está compuesto por aproximadamente 30.000 nucleótidos, por lo que el virus de la segunda infección del hombre era aproximadamente un 0,08% diferente al original en la secuencia del genoma. Eso demuestra que el virus que causó la segunda infección era nuevo, no fue una recurrencia del primero. El paciente de Hong Kong no sufrió ninguno de los síntomas característicos del COVID-19, lo que podría significar que tenía cierto grado de inmunidad que lo protegía de la segunda infección. Pero esto es difícil de probar.

De lo leído, veo tres posibles explicaciones. La primera es que la inmunidad que obtuvo de su primera infección lo protegió y permitió una segunda infección leve. Otra posibilidad es que esta cepa del virus manifestara una infección más leve, desarrollándose de manera asintomática y el paciente podría pasar a desarrollar síntomas en los próximos días. Finalmente, a veces las infecciones por SARS-CoV-2 son asintomáticas. Por el momento, es difícil determinar si esto se debe a las diferencias en el virus o en el paciente.

¿Qué podemos decir sobre la reinfección basándonos en este caso? Solo que parece ser posible, después de que haya transcurrido suficiente tiempo. No sabemos qué tan probable o frecuente pueda ocurrir, ni la magnitud de la misma.

Como todavía estamos aprendiendo sobre la manera en desarrollar inmunidad al SARS-CoV-2 después de la infección, la recomendación es continuar protegiéndonos con las prácticas de uso del tapabocas, higiene de manos y distanciamiento social, incluso después de la recuperación del COVID-19, para evitar una potencial reinfección. Definitivamente, el SARS-CoV-2 todavía tiene “muchas sorpresas” y no debemos bajar la guardia.


PAULINO BETANCOURT | @p_betanco

Investigador, profesor de la Universidad Central de Venezuela, miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

4.5/5 (4)

¿Qué tan útil fue esta publicación?