Referéndum 2022… ¿un nudo crítico para Maduro?

413

Por: Marcos Hernández López

Es evidente que la mayoría de los electores están en modo off. La realidad económica desmonta emociones en muchos votantes que se niegan a participar, mientras que otros ya no quieren nada con eventos electorales por la revelada parcialización del CNE.

Después del triunfo electoral oficialista el pasado 6 de diciembre de 2020, para la revolución no significa que sus mayores problemas se resolvieron. En concreto, la crisis económica, social y política continúan su agudización en sus más grandes dimensiones. Maduro está lejos de ganar la confianza de la población; el 83,5% del país lo rechaza. Sin embargo, no se puede negar que, de estar al borde del abismo, pasó a controlar la actual dinámica política nacional. 

Según la Constitución Nacional, estamos en tiempos para la realización de las elecciones gobernadores y alcaldes. Ante la actual situación política, hay que deconstruir y luego construir una lógica compleja mirando que el único ganador en una división formal de la oposición es Maduro, que desde hace años trabaja para su concreción. Si la oposición mantiene su postura y contradicciones en sus diversas narrativas, será continuamente abatida por las coyunturas políticas, algo que limitaría sus aspiraciones para lograr triunfos en los futuros eventos electorales. Los resultados de 2015 sólo se pudieron lograr por medio del blindaje de la UNIDAD. 

Cuando el 85,5% de los encuestados responde que no cree que las cosas en el país mejorarán bajo la conducción del presidente Maduro, podemos afirmar que la sociedad creó expectativas negativas respecto a su gestión. Sólo el 13,0% manifestó afirmativamente y el 1,4% no respondió. La pregunta está incluida en el más reciente estudio de opinión pública nacional de la empresa HERCON Consultores, con un trabajo de campo realizado entre el 1° al 15 de febrero de 2021, mediante 1.000 entrevistas a electores en los todos los estados del país, para un error máximo admisible del +/- 3,05%.


Si la oposición mantiene su postura y contradicciones en sus diversas narrativas, será continuamente abatida por las coyunturas políticas, algo que limitaría sus aspiraciones para lograr triunfos en los futuros eventos electorales

Marcos Hernández López

Ahora bien, si existen ciertas condiciones y unidad en la oposición para las elecciones regionales, locales y el referéndum revocatorio 2022, los resultados serían demoledores en términos de votación para la revolución bolivariana. El madurismo no está interesado en que el referendo revocatorio se realice el próximo año. Según los datos cuantitativos, esto enterraría políticamente al socialismo siglo XXI.

Nuestras investigaciones de opinión pública ratifican la acelerada pérdida del capital político que experimenta Maduro. Su falta de liderazgo es inmanente en su naturaleza humana, realidad que explica la incapacidad del gobernante. Se percibe como el principal responsable de la crisis económica, política, social, humanitaria…, crisis que se articulan afinadamente con la desconfianza en el actual mandatario nacional para resolverlas con el devenir del tiempo. Contra toda lógica, Maduro justifica su ineficiencia y fracasos con un gritado discurso de las sanciones; afianza a la guerra económica como una significativa variable distorsionadora en su gestión, también se apoya en estrategias y tácticas para mantener la división en la oposición.

Según palabras de Maduro, estaría dispuesto a salir del poder en 2022 con un referéndum revocatorio de su segundo cuestionado mandato para lo cual ha invitado a los venezolanos a recoger las firmas para solicitar las elecciones plebiscitarias del cargo presidencial, según lo establece la Constitución Nacional. Recordemos que este anuncio lo hizo en cadena oficial de Venezolana de Televisión (VTV) durante un acto para conmemorar el 199 aniversario de la Batalla de Carabobo que selló la independencia de Venezuela. Mientras el director de la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus siglas en ingles), aspira a que el gobierno de Joe Biden abra una negociación seria y directa con la administración de Nicolás Maduro para buscar una solución electoral al conflicto político venezolano, que puede ser la convocatoria de un referendo revocatorio presidencial, unas elecciones libres de gobernadores en 2022.

Los diálogos y negociaciones activados, parte de la clase política, gremios, sindicatos, sociedad civil, Iglesia… se mueven en la búsqueda de una solución democrática y rescate del voto. Nada es fácil y más con el enemigo político que está en la acera del frente de batalla. No obstante, en la política todo es dinámico y cambiante, los intereses se imponen.

MARCOS HERNÁNDEZ LÓPEZ | @Hercon44

Sociólogo, docente universitario | PhD Gestión de Procesos | CEO Consultora Estudios de Opinión.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

Detrás de la noticia que acabas de leer hay otra historia. Fue posible gracias al esfuerzo de todo un equipo que, como tú, valora la independencia y está empeñado en visibilizar las injusticias y los abusos del poder. Para seguir haciéndolo necesitamos tu aporte. Súmate a nuestra causa de mostrar la realidad y mantenernos despiertos.Hazte Superaliado/aAyúdanos a sostener la mayor red de corresponsales de Venezuela.