¿Quién paga vacunas contra COVID-19 al mecanismo Covax en nombre de Maduro?

615

LOS PITAZOS DEL DIRECTOR


Por: César Batiz

El gobierno de Nicolás Maduro, tal como su predecesor, Hugo Chávez, nos ha acostumbrado a la falta de transparencia en todos los aspectos de su gestión. El último y más grave, pues implica la salud de cerca de 22.000.000 de venezolanos que debemos ser inmunizados contra el COVID-19, es la adquisición de más 5.000.000 de vacunas gracias al mecanismo Covax, al cual se deben pagar un poco más de 120 millones de dólares para acceder a las dosis que se esperaba que llegaran este mes.

De acuerdo con la información divulgada el 10 de junio por la vicepresidenta de la República, Delcy Rodríguez, y el canciller Jorge Arreaza, el banco UBS bloqueó por investigación los últimos 10 millones de dólares para cancelar por adelantado el costo de las vacunas Johnson & Johnson y Novavax. Fuentes consultadas indican que la acción se tomó en la sede del banco europeo en Suiza, y no en EE. UU. o Alemania, donde la entidad también cuenta con oficinas principales, unas interdependientes de otras y con niveles de reportes ante distintas autoridades bancarias. Por ejemplo, la suiza no responde a la supervisión de la Unión Europea.

Nicolás Maduro, el 14 de junio, acusó al gobierno de Joe Biden de llevar a que UBS congelara esos recursos. Ese dinero era para completar el pago venezolano de los 120 millones de dólares, en el marco del modelo de compra opcional de las vacunas acordado con el mecanismo Covax,que tiene su sede en Ginebra, Suiza.

Claves | ¿Cuáles son las ventajas para Venezuela de recibir vacunas del mecanismo Covax?

Las oportunidades perdidas y los perjuicios

El modelo de compra opcional fue la tercera alternativa a la que optó el oficialismo. Venezuela pudo ser considerada para el plan de financiamiento denominado Compromiso Anticipado de Mercado. Pero para ello era necesario que el gobierno de Maduro reportara con anterioridad las cifras macroeconómicas, las cuales evidenciaran que nuestro país es uno de los que tiene ingresos medio-bajos en el planeta. Como no se hizo así en su momento, entonces no se accedió a un subsidio, pues la OMS tenía los guarismos de la época de bonanza del chavismo.

En septiembre del año pasado se firmó un acuerdo entre el gobierno de Maduro y la oposición liderada por Juan Guaidó, para acceder a 11 millones de vacunas contra el COVID-19. La forma de optar a las dosis por esta vía, era pagar 15% de precio del lote antes del 7 de febrero. Agotado el tiempo, el mecanismo Covax dio un periodo de gracia. A Maduro solo le quedó permitir que miembros de su equipo se sentaran a negociar con representantes de Guaidó un acuerdo para el pago de las vacunas. Cuando ya estaba todo listo para cancelar 30 millones de dólares con fondos congelados por EE. UU., los cuales serían solicitados por Guaidó, el pacto se vino abajo con la excusa que no aceptarían vacunas Astrazeneca. Pero lo que parece un hecho es que no quisieron dar oportunidad de que el líder opositor compartiera rédito político con Maduro. 

De manera sorpresiva, el 10 de abril el oficialismo informó que cambió al modelo de compra opcional y que además ya habían depositado  -“a través de todas las gestiones diplomáticas, jurídicas a nivel internacional, ha logrado consignar algo más del 50% del mecanismo Covax”- unos 64 millones de dólares, según dijo Delcy Rodríguez.

La hipótesis del tercero pagador

Desde ese momento surgió una pregunta. ¿Cómo pagó esa cantidad un gobierno que dice que no tiene dinero debido a los bloqueos? Una hipótesis posible sería que un tercero, un privado, o varios, asumió o asumieron esa tarea en nombre del oficialismo. 

¿Es posible? Solo revisemos la estructura para evadir el bloqueo de EE. UU., que armó el empresario colombiano Alex Saab para Maduro, de acuerdo con el reportaje publicado por El País de España y Armando Info

Hasta el 10 de junio, la pregunta acerca de quién pagó al mecanismo Covax esos primeros 64 millones de dólares era una interrogante con pocas pistas. Pero el hecho de que la misma Delcy Rodríguez y después Maduro indicaran que el dinero quedó congelado en UBS de Suiza, permite deducir que algo más esconde el pago de $109.968.081,82 a través de 12 transacciones.

Lo primero a considerar es si UBS tendría en Ginebra abierta una cuenta soberana, es decir, perteneciente a algún ente del Estado venezolano. Dada las actuales circunstancias sería algo difícil de creer, aunque posible. Ahora, si el banco mantiene una cuenta soberana abierta es porque cuenta con los mecanismos para verificar que ninguna de las transacciones que se realicen implican una operación de lavado de dinero, por lo tanto no serían congelados fondos para pagar vacunas a un organismo con sede en Ginebra.

De allí que toma cuerpo la hipótesis de que un privado o varios privados estaban pagando la deuda del gobierno de Maduro con el mecanismo Covax, pero que la serie de movimientos encendieron la alerta de los órganos de fiscalización interna de UBS. Por eso bloquearon cuatro pagos, que, por cierto, no suman los 10 millones de dólares que ha anunciado el equipo de Maduro, sino cerca de 4 millones de dóalres, de acuerdo con la carta enviada por el representante de Covax, Santiago Cornejo, al embajador de Venezuela ante la ONU-Ginebra, Héctor Constant Rosales. 

También es posible que existiera una investigación abierta por Suiza en contra de algunos de esos pagadores, por lo que el banco actuó por una orden superior. Lo menos probable, aunque la presión diplomática existe, pese a que no parece el estilo de administración Biden, es que congelaran esos recursos a solicitud de EE. UU., pero en realidad Suiza no tiene tradición de atender esos llamados cuando se trata de la banca.

De pronto, si ha llegado al final de este artículo, usted dirá qué importa si un o unos privados pagaron por 5.000.000 de vacunas para venezolanos. El punto es que, debido a la falta de transparencia, no sabemos si ese dinero proviene de la venta de oro, petróleo o chatarra. Tampoco conocemos qué compromisos a futuro implica una hipotética transacción de este estilo.

¿Usted qué opina? De sus comentarios al final de este artículo.


CÉSAR BATIZ | @CBatiz

Periodista egresado de la Universidad del Zulia, especializado en Periodismo de Investigación. Director de El Pitazo.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.