Quiebre Rápido | Las Grandes Ligas se queda en el aparato

278
Foto: EFE

Desde 1994 los fanáticos de las Grandes Ligas no habían sufrido tanto. En aquella ocasión se suspendió la temporada en agosto por la huelga de peloteros que evitó que se jugaran los playoffs y la Serie Mundial. Fue un año vacío para el beisbol, una episodio que evitó que pudiéramos ver a los 17 venezolanos que en aquel momento estaban en la Gran Carpa. Fue la primera vez que la principal liga de pelota no terminó la campaña. Se rompió una cadena de celebraciones que comenzó en 1876. Ahora estamos en una situación parecida a consecuencia de la cuarentena mundial por el COVID-19.

Mientras las ligas de fútbol más importantes del planeta pusieron a correr el balón y campeonatos importantes, como la NBA, anuncian la reanudación de los calendarios, en las Grandes Ligas reina una gran interrogante: ¿habrá temporada? Jugadores y propietarios equipo no se ponen de acuerdo para definir los aspectos económicos ni la cantidad de juegos a disputar en la temporada. La crisis causada por la pandemia del nuevo coronavirus pone en relieve el desentendimiento entre los integrantes de una liga centenaria. Sus protagonistas, peloteros y dueños de equipo, pareciera que no entienden los nuevos tiempos. Si no apareces en los medios y plataformas informativas no existes y donde hay un vacío otros, dispuestos a ganar espacio en la oferta de entretenimiento deportivo, están listos para construir sus tiendas.

El dinero sobra en la Major League Baseball. A pesar del colapso mundial por coronavirus, el valor de las franquicias sigue subiendo en este atípico 2020. Según los estudios de Statista.com, los Yanquis de Nueva York están por el orden de los 5.000 millones de dólares como el equipo más caro de la liga; en el otro extremo, los Marlins de Miami están ubicados en los 980 millones de dólares. En promedio, una divisa en las ligas mayores está valorada en los 1.808,5 millones de dólares.

Entonces, ¿por qué el juego está trancado? Lógicamente, los propietarios –que han filtrado a la prensa información de las propuestas antes de presentarlas a los peloteros– dicen que los equipos perderán dinero porque no se permitirá público en los estadios. Mientras, destacan que los jugadores no quieren sacrificarse por el bien del espectáculo. Según ellos, cada juego con las gradas vacías le hará perder a los Yanquis 640 mil dólares; o los Cachorros no sumarán a sus arcas 200 millones por este concepto. Pero la realidad es que los ingresos fuertes vienen por los derechos de televisión.

A la propuesta de un calendario reducido, que lógicamente implica menos dinero para pagar salarios, los jugadores se oponen. Hace una semana los peloteros planteaban disputar 114 juegos y recibir el salario completo. Esta iniciativa fue rechazada. Otra opción puesta sobre la mesa fue disputar 80 encuentros (el 50% de lo que tradicionalmente se disputa) y que los jugadores ganaran 60% del salario estipulados en sus contratos. Esta también fue rebotada. Si lo vemos desde la óptica de un simple mortal, es difícil entender cómo se habla de estas cifras astronómicas. Por ejemplo, Miguel Cabrera tenía estipulado ganar este año 30 millones de dólares (por el jugoso contrato que firmó en 2014 que le aseguraba 248 millones por 10 temporadas), y si se toma como referencia la opción de 80 desafíos por el 60% del salario, se llevaría a casa la nada despreciables cifra de 18 millones de dólares. 

Con el paso de los días la MLB pierde ante la opinión pública en medio de una situación crítica que ha golpeado fuerte a sus fanáticos, sobre todo a los de Estados Unidos. Mientras la NBA y la MLS se ajustaron para retomar su paso en Orlando, tomando todas las medidas de seguridad para evitar la expansión del COVID-19, la liga de beisbol que forma parte de la identidad de esa nación y con mucha influencia en los países del Caribe como Venezuela parece no ajustarse ni entender la situación mundial. Solamente en la nacional estadounidense la crisis por la pandemia ha dejado a más de 20 millones de personas sin empleo, entre ellos muchos de los que forman parte de las Grandes Ligas así como del sistema de ligas menores. Pasa el tiempo y aquí queremos ver a las estrellas venezolanas en acción. Veremos qué pasa en los próximos días.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.