¿Qué señales sobre el oficialismo revela el regreso de DirecTV Venezuela?

4034

LOS PITAZOS DEL DIRECTOR


Por: César Batiz

Aún no tenemos toda la información sobre las interioridades del acuerdo que permitió el regreso de DirecTV Venezuela, de la mano de la empresa Scale Capital. Sin embargo, al menos uno de los resultados de la negociación puede dar luces sobre cómo asume ahora el gobierno de Nicolás Maduro las oportunidades de negociación que se le presentan. Se trata de la liberación de los tres exejecutivos de la firma

La excarcelación de los exempleados de DirecTV Venezuela, Héctor Rivero, Carlos Villamizar y Rodolfo Carrano -aunque este se encontraba fuera de prisión desde el 12 de agosto- indica que el oficialismo ingresa a una nueva etapa de negociación directa con individualidades y empresas de EE. UU., para lograr beneficios necesarios para un régimen atosigado por las sanciones y que en lo interno requiere terminar de hundir a la oposición y reafirmar su hegemonía comunicacional.


El 22 de mayo fueron capturados Rivero y Carrano, mientras que Villamizar se entregó en la sede del Sebin en el Helicoide. Los tres se sabían inocentes, pues la decisión de eliminar la transmisión de DirecTV en Venezuela fue tomada desde la casa matriz, Galaxy Entertainment, en EE. UU. Ellos como empleados fueron informados y recibieron su liquidación. 

No obstante, la furia ya estaba desatada en el Palacio de Miraflores, por lo que se dio la orden al Ministerio Público y al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de actuar en contra de todo aquello relacionado a Galaxy en Venezuela. Por eso, Tarek William Saab leyó la imputación contra los tres exejecutivos, que incluía estafa, boicot, desestabilización de la economía y asociación para delinquir, supuestos delitos que pronosticaban un mal augurio de no menos una década de presidio.

Conocemos que en mayo se planteó la posibilidad de una liberación inmediata de los detenidos, pero eso sí, debía regresar al instante la señal de DirecTV Venezuela, con los canales Globovision y Pdvsa TV incluidos, lo cual llevaría a Galaxy a violar las sanciones impuestas por el Departamente del Tesoro, por lo que la negociación no prosperó. 

Lograr el regreso de la señal era un objetivo del madurismo, pero no porque se pensara en el bienestar de los 2.000.000 de hogares que reciben el servicio de la empresa de telecomunicaciones. La suspensión de las transmisiones, como lo dijo en una entrevista el articulista de El Pitazo, Marco Hernández, dejó al gobierno de Maduro sin oportunidad de poder llevar sus mensajes a esos venezolanos que pagaban el servicio.

Después aparece Juan Guaidó, líder de la oposición venezolana y reconocido como presidente encargado por más de 60 países, con el anuncio de que la señal volvería. Ese anuncio llevó a pensar que algo se cocinaba, pues Guaidó desde abril de 2019 sostiene conversaciones con directivos de DirecTV Latinoamérica, como parte de la construcción de la vía a la transición democrática. 


Conocemos que en mayo se planteó la posibilidad de una liberación inmediata de los detenidos, pero eso sí, debía regresar al instante la señal de DirecTV Venezuela, con los canales Globovision y Pdvsa TV incluidos, lo cual llevaría a Galaxy a violar las sanciones impuestas por el Departamente del Tesoro, por lo que la negociación no prosperó

César Batiz

Hubiera sido una acción efectiva de gestión que Guaidó hubiese logrado de alguna forma el encendido de DirecTV, así fuera a través de la señal de Colombia, desde donde transmitirían la programación del Nuevo Telesur, proyecto dirigido por Leopoldo Castillo, o propagandas para promocionar su imagen, así fuera por un breve tiempo, porque con argumentos legales, debido a que el espacio radioeléctrico le pertenece al Estado venezolano, Conatel habría tumbado la señal, lo que sin duda, en el mundo de las hipótesis, tendría un nuevo impacto negativo en la imagen de Maduro.

Frente a ese riesgo de quedarse sin la posibilidad de una señal para transmitir los mensajes del oficialismo y que por lo menos por un tiempo pudieran colarse las imágenes y sonidos de Guaidó y la oposición emitidos desde Colombia, el madurismo optó por la negociación, que en este caso incluyó dejar que Galaxy, empresa que desde el año pasado buscaba un inversor a quien entregarle la concesión de Venezuela, vendiera a Scale Capital con el visto bueno de Miraflores, que a su vez permitirá, en una primera etapa, que Globovisión y Pdvsa TV sigan fuera del aire, pero además, que dio la libertad a los tres exejcutivos detenidos.

Este acuerdo puede significar un antes y después para las negociaciones que el oficialismo sostendrá con autoridades, organizaciones, empresas e individualidades de EE. UU. Recordemos que aún se mantienen detenidos los seis exgerentes de Citgo, cinco de ellos ciudadanos estadounidenses, por quienes vino a mediar el exgobernador de Nuevo México, el demócrata Bill Richardson. ¿Qué pedirá el madurismo para dejar ir a los seis de Citgo? Esas barajas deben estar moviéndose en Miraflores. 

Además, la negociación por DirecTV Venezuela puede interpretarse como un guiño del oficialismo hacia un posible futuro gobierno demócrata en EE. UU., presidido por Joe Bidden, gestión que se inclinará por gestiones diplomáticas para lograr la transición en Venezuela o intentar una democratización del madurismo, lo que parece un deseo imposible de ver cumplido.

Como lo dijimos en la primera línea de este artículo, aún no tenemos toda la información sobre las interioridades del acuerdo que permitió el regreso de DirecTV Venezuela. Por ejemplo, no sabemos nada del acuerdo económico o cómo hará el comprador, Scale Capital, para completar su inversión en un mercado tan deprimido como el venezolano. Pero en lo que respecta a la política, esta negociación presagia cambios en el oficialismo, pero siempre con la intención de mantenerse en el poder, aunque sea de forma precaria, con cambalanches que le permitan a Maduro y al grupo dominante bocanadas de oxígeno para continuar sometiendo a los venezolanos.


CÉSAR BATIZ| @CBatiz

periodista egresado de la Universidad del Zulia, especializado en Periodismo de Investigación

4.07/5 (45)

¿Qué tan útil fue esta publicación?