¿Qué pasó con el live-action de Mulán?

958

LA BUTACA DE LA ODA


Por: Odalin Martín

Uno de los grandes estrenos de Disney en la pantalla grande para este año era el muy comentado live-action de Mulán, pero por la pandemia mundial no pudo ser estrenada ni en la fecha prevista ni en el espacio previsto. Sin embargo, a comienzos de este mes la pudimos disfrutar a través de Disney+, el servicio de streaming de la empresa del ratón. 

Muchos eran los comentarios desde que fue anunciado este live-action y a medida que daban información más decepcionados estaban los fanáticos de la cinta animada del mismo nombre del año 1998. Lo primero que cambiaron fue que la versión en live-action no tiene ninguna canción y si eres fanático de Mulán sabrás que sus canciones son de las mejores de los clásicos de Disney, pero eso no fue todo, nos quitaron a uno de los mejores personajes de esta cinta, Mushu, el pequeño dragón espiritual que guiaba a Mulán y nos hacía reír.

Con dos bajas tan grandes de elementos tan icónicos de esta cinta ya había muchos fanáticos recelosos y también estaban aquellos que no entienden porque Disney sigue intentando hacer las mismas historias una y otra vez, pero en versión live-action, en vez de proponer nuevas historias. 

En esta nueva versión de la princesa asiática y guerrera nos topamos con una historia diferente. Mulán es una niña que se convierte en mujer y que a lo largo de los años ha controlado el Chi, una misteriosa fuerza interior que la hace guerrera. Así como también sucede en la versión animada, pero con algunos cambios, Mulán, para reemplazar y proteger a su padre, se va a la guerra fingiendo ser un hombre.

El guion de Mulán sí cambió, hay personajes diferentes, Mulán tiene otra personalidad. La historia se desenvuelve de otra manera, se pierde el humor característico de la cinta animada, pero el mayor cambio que tiene esta nueva cinta live-action son los villanos. Nos topamos con los que conocíamos en la versión animada como los “Hunos” y en esta película los conocemos como los “Rouranos”, pero el mayor cambio es “La Bruja”, una mujer que, como Mulán, controla muy bien su Chi y fue expulsada de su aldea.

LEE TAMBIÉN

Mulán, una versión más adulta de la guerrera que ha peleado por su estreno

Claro que el feminismo está súper presente. Les puedo decir que Mulán 1998 es una de las películas más feministas jamás hechas por Disney, por lo que no encontré la necesidad de hacerla aún más feminista, pero así fue. Sin embargo, este no fue un problema, incluso está mucho mejor manejado que en otras producciones, pero aun así resulta un poco abrumador porque se siente que el personaje no es natural.

En Mulán 1998, nuestra protagonista aprende a pelear en el ejército en donde entrena con sus compañeros, mientras que en Mulán 2020 esta chica siempre entrenó –por su rara y fuerte conexión con su Chi– y esconde su capacidad de batalla para que sus compañeros no se den cuenta. Sin embargo, las peleas, por más extraño que pueda parecer, se sienten más reales en la película animada que en la cinta live-action.

Para su directora, Niki Caro, es la primera película que hace de este género y no realizó un mal trabajo cuando entendemos el contexto en el que se enfocó. Caro buscó inspirarse en un género de cine asiático conocido como Wuxia; estas películas usan muchos efectos y la “magia” para hacer que sus personajes tengan habilidades de batalla diferentes, son, por decirlo de alguna manera, un poco más artísticos en cuanto a las artes marciales, pero no es un género con el que las personas de este lado del mundo se encuentren familiarizadas, por lo que cuando vemos las peleas en Mulán 2020 las sentimos exageradas, mal llevadas y con demasiada pantalla verde.

Hay efectos especiales muy buenos y otros terribles –nota especial al Fénix, tranquilos no es spoiler, pero incluso en Harry Potter y La Cámara Secreta, una película del 2002, el fénix se ve mucho mejor y más “real”-. Mulán 2020 tiene una fotografía espectacular y un vestuario impresionante, no me sorprendería si se lleva el Oscar por Mejor Vestuario y Maquillaje.

LEE TAMBIÉN

Críticas a Disney+ por el precio para ver nueva versión de Mulán

A nivel de actuaciones, la única que pasa la prueba y es memorable es la Liu Yifei, quien interpreta a Mulán. Logra capturar la esencia del personaje y se parece físicamente al personaje de la versión animada.

Definitivamente, Mulán 2020 está lejos de ser considerada como uno de los mejores live-actions de Disney. Si bien podemos entender que la empresa quiso darle más cultura China a la película y que los fanáticos del continente asiático se sintieran mucho más identificados creo que pierden no solo al público occidental, sino también a los fanáticos.

Por otro lado, en China se prohibió hablar de Mulán en la prensa, esto se debe principalmente a que en los créditos de la cinta se confirmó que se habían grabado algunas escenas en la región de Xinjiang, mejor conocida por Turkestán Oriental, en donde una gran variedad de gobiernos y organizaciones han argumentado que las autoridades chinas siguen encarcelando y torturando a más de 2 millones de uigures y diferentes grupos musulmanes en campos de reeducación.

El gobierno chino ordenó a los principales medios de comunicación que no se hablara de la película, pero no ofreció ningún tipo de declaraciones. Recordemos que Mulán 2020 se estrenó a través de la plataforma streaming el 1° de septiembre para todo el mundo, pero además se estrenó en los cines de China el 11 de septiembre.

Tendremos que estar atentos a ver cómo le va en taquilla a esta cinta, Disney siempre tiene una gran ganancia monetaria con los live-actions, pero se enfrentan no solo a un mundo con muchos cines cerrados por la pandemia, sino también a un costo de película alto, pues para poder disfrutar de Mulán, de manera legal, debes tener el servicio de streaming de Disney+ que tiene un costo mensual de 7 dólares y que no ha llegado a Latinoamérica, pero además, el costo de alquilar la película es de 30$ adicionales, será interesante ver los resultados de este formato de ventas.


ODALIN MARTÍN | @OdaMM

Odalin Martin es escritora, crítica de cine y presentadora de televisión

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

4.14/5 (7)

¿Qué tan útil fue esta publicación?