¿Preservar el arte o defender el planeta?

72

CIENCIA Y LETRAS


El 14 de octubre, dos activistas ambientales tiraron salsa de tomate contra la pintura Los Girasoles de van Gogh; y el 23 de octubre simpatizantes del grupo Última generación arrojaron puré de papa contra un cuadro de Claude Monet. Reclamaban la continuidad en la producción de combustibles fósiles que está destruyendo el planeta y enloqueciendo el clima. Una consecuencia de ello la vivimos los venezolanos el 8 de octubre, cuando un deslave arrasaba con 54 vidas en Las Tejerías, en el municipio Santos Michelena, del estado Aragua. 

Por: Paulino Betancourt

“¿Qué vale más, el arte o la vida?” Esta pregunta, y lo que normalmente sería una respuesta obvia, se complicó a partir del 14 de octubre cuando dos manifestantes del grupo de activismo climático Just Stop Oil arrojaron sopa de tomate sobre los Girasoles de Vincent van Gogh.

Inmediatamente después del suceso, los manifestantes desafiaron a los espectadores con estas preguntas: “¿vale más que la comida? ¿Vale más que la justicia?” continuó la manifestante. “¿Estás más preocupado por la protección de una pintura o por la defensa de nuestro planeta y sus habitantes?

Así fue como Just Stop Oil llegó a los titulares, y la avalancha de publicidad generó más atención de la que el grupo nunca antes había recibido.

Sin embargo, gran parte de la opinión de los medios y del público fue negativa, muchos cuestionaron la eficacia de la protesta y criticaron a los manifestantes por dañar su propia causa.

Al poner en peligro una de las obras de arte más queridas del mundo, el grupo oscureció y eclipsó su mensaje real. En épocas anteriores, el ataque a las obras de arte argumentando buenas intensiones, tampoco funcionó.

Afortunadamente, los manifestantes no arruinaron los Girasoles de van Gogh. La pintura, protegida por un vidrio, resultó completamente ilesa. La Galería Nacional de Londres confirmó más tarde, que solo el marco había sufrido daños leves y que los manifestantes habían sido arrestados. Aún así, lograron llamar la atención sobre la urgente lucha contra los efectos de la industria petrolera.

 “Tirar sopa a las pinturas no salvará el clima”, decía una respuesta típica de los medios, mientras que en TikTok surgieron inmediatamente las teorías de conspiración en las cuales se señalaban que los manifestantes en realidad fueron contratados por la industria petrolera para poner al público en contra de las protestas ambientalistas.

Varios amigos con los que hablé después del incidente solo habían oído que la obra Girasoles había sido atacada, no que la pintura estaba bien. Y pocos artículos de los medios se molestaron en mencionar el objetivo final de Just Stop Oil: detener las nuevas licencias para la explotación de petróleo a raíz de la guerra en Ucrania.

Entonces: ¿fue una protesta exitosa? Cuando escuché que la pintura estaba ilesa, mi reacción cambió rápidamente de “es horrible” a “la mejor protesta en años”. Al menos, estaré pensando en lo sucedido durante algún tiempo.

Una semana después, el domingo 23 de octubre, simpatizantes del grupo Última generación arrojaron puré de papa contra un cuadro de Claude Monet. En un comunicado, el grupo activista señaló que con su acción: “Cada vez más personas se niegan a aceptar en silencio la gradual destrucción y puesta en peligro de la vida humana en nuestro planeta”.

Este tipo de protesta plantea muchas preguntas en ausencia de un daño significativo en la obra. ¿Qué hubiera ocurrido si perdiéramos los Girasoles? Tal acto habría generado un período de luto colectivo internacional, una sensación unificada de pérdida.

La perspectiva de esa pérdida evitada nos permite confrontar como sociedad la manera en que minimizamos el cambio climático. Es impactante mirar la destrucción que el cambio climático ya está causando con temporadas de tormentas más intensas, como se vivió en Las Tejerías o El Castaño, y aún más difícil es saber cómo cada uno de nosotros puede contribuir a minimizar los efectos de la crisis climática.

Pocas obras de arte generan una respuesta emocional como los Girasoles de van Gogh. Si puede llorar por perder estos apreciados tesoros culturales, quizás también lo haga cuando sepa que las poblaciones de animales silvestres han disminuido en dos tercios durante el último medio siglo, una señal de advertencia de ecosistemas en peligro. O internalizar la realidad de que 2025 es el año de no retorno si queremos limitar el calentamiento global a 2°C y, con suerte, evitar la destrucción mundial.

Estas reflexiones parecen ser la mejor utilidad de arrojar sopa de tomate o puré de papas sobre pinturas famosas, a pesar del propósito de los grupos ambientalistas por llamar la atención o causar caos.

Además, sin ser su intención, activaron nuestro amor por el arte y el sentido de asombro. Me viene a la mente las palabras del astronauta del Apolo 9 Russell Schweickart, que describió de manera memorable los cinco minutos que pasó contemplando la Tierra desde el espacio:

“Te das cuenta de que en ese pequeño lugar está todo lo que significa algo para ti”. Toda la historia, toda la poesía, toda la música, todo el arte, la muerte, el nacimiento, el amor, las lágrimas, todos los juegos, toda la alegría, todo en ese pequeño lugar”.


PAULINO BETANCOURT | @p_betanco

Investigador, profesor de la Universidad Central de Venezuela, miembro de la Academia Nacional de Ingeniería y Hábitat

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

¿Qué haría usted para evitar tragedias como las de Tejerías y Los Castaños? Escriba al correo [email protected] para algún comentario sobre nuestros articulistas y sus publicaciones.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.