19.7 C
Caracas
martes, 24 mayo, 2022

Predicciones políticas de 2019

-

Arrancando el tercer mes del año y luego de oír innumerables veces lo impredecible del ambiente político en el país, decidí hacer un ejercicio, por mi salud mental y por el gusto de escribir. Si bien mi fuente o mi medio es el cinematográfico y el cultural, soy un ciudadano que siente y padece todo lo que pasa. Hablar desde las entrañas es quizá la virtud de un individuo común y corriente. Como a muy pocas personas les debe interesar que Green Book se ganó el Oscar aunque Roma es una obra superior, me resigno y hago el ejercicio político, mejor.

En este primer trimestre, las cartas fueron echadas. De la nada apareció alguien y se posicionó como líder de la alicaída y, hasta cierto punto, desmembrada oposición. Se atrevió y generó un entusiasmo perdido en los últimos años. Sin embargo, en la última semana fue neutralizado por las circunstancias. Quizá algo de miedo a un desenlace más sangriento, quizá el apoyo del entorno no es suficiente.

En este punto, nos encontramos con la extraña sensación de desconcierto, de incertidumbre. El venezolano es quizá uno de los ciudadanos más desconcertados del continente. Alguien que pasó de vivir seis meses con la liquidación de 20 meses de trabajo en 2012, a comprarse una pizza mediana en Sabana Grande con la liquidación por 10 meses de trabajo en febrero de 2019. Eso parece indicar que no vale la pena trabajar.

También indica que el grueso de la sociedad ha aprendido a sobrevivir con lo mínimo y que quienes resistan esta etapa llegaran a la plenitud cuando todo esto pase. Perfectamente, hay personas en este país que sobreviven sin trabajar, gracias a las remesas, a las ayudas de familiares en el exterior, otros trabajan para empresas pequeñas en el extranjero que pagan mensual lo que afuera le pagarían a un free lance por una semana de trabajo.

Hay otro sector sin ninguna de las anteriores dos opciones. Ese sobrevive vendiendo las ayudas que recibe por parte del estado. Alargando y administrando sus reservas. Repitiendo comida, sin comprar ropa, cuidando lo que tienen más de lo normal. Otro sector, sin las herramientas emocionales, sin haber aprovechado el tiempo, ni el dinero, sin preparación, no le queda más que comer de la basura o dormir en las calles. Ese aunque es el sector más pequeño, es el más doloroso, el que prende la mecha de discusiones y molestias.

Es raro el multimillonario o el profesional estable con carro y casa hace 10 años que en estos momentos esté durmiendo en las calles o comiendo de la basura. Los casos existentes, van acompañados de la destrucción individual por vicios o eventos desafortunados. Con esta descripción del grueso de la sociedad, nos resulta obvio que el otro sector es el estable física y económicamente, el que puja por mantener el poder y sus comodidades y el que busca ese poder y se enfoca en las carencias de la mayoría para ofrecer un cambio a la situación.

No existe una palabra que me moleste más que “predicción” o “predicciones” sobre todo cuando te formas como investigador y te enseñan a “analizar, razonar, examinar, observar” y te invitan a un programa de radio o televisión a “predecir” los ganadores del Oscar. Entonces me rindo. Y me permito predecir los próximos 9 meses. Y los siguientes 5 años con ello.

No va a haber cambio de gobierno, no va a haber intervención militar internacional, van a caer en el “dialogo” por cuarta vez en 20 años para no meter preso al líder opositor del momento. Como no todo es exacto y depende de los libres albedríos de un grupo de personas, obviamente si el diálogo se sale de las manos será arrestado y el desconcertado pueblo venezolano no hará nada relevante o significativo para revertirlo. En realidad sobreviviendo, poco le va a importar.

Si me preguntaran en qué me baso para predecir eso, diré que amerita un largo análisis, conversación y mínimo otro artículo. Pero como eso es muy aburrido y no hay canales que quieran hablar al respecto yo drenó por aquí a ver si la vida me sorprende. Una última predicción como la ñapa que ya no dan en ningún lado: El cambio vendrá vía electoral.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.

Ayúdanos a cubrir todo el país
Hazte Superaliado/a