Pompeo tiene razón: es el pueblo quien tiene que derrotar a Maduro

263

Por: Marco Hernández

Mike Pompeo vuelve hablarle claro a la oposición sobre el compromiso del presidente Donald Trump ante la tragedia del país: “Será el pueblo de Venezuela, no Estados Unidos, el que restaure la democracia”.

Pompeo desenmascara a quienes pregonan e impulsan la tesis de que la única manera de sacar a Nicolás Maduro del poder es con una intervención militar directa de Estados Unidos o una coalición de fuerzas militares de los países firmantes del Tiar. Es decir, pretenden que mientras ellos viven en un exilio dorado o una dolce vita en Venezuela, Trump haga todo el trabajo y les entregue el poder junto con una llave de oro.

Lamentablemente quienes defienden esta postura, María Corina Machado, Antonio Ledezma y los grupos radicales de Miami, sólo han logrado que los venezolanos se olviden de otros métodos de lucha que no sea la intervención, por lo que forman parte de las personas que se acuestan y sueñan que al día siguiente los marines de Estados Unidos se llevan preso a Maduro para Guantánamo.

Pompeo le envía un mensaje directo a la oposición: “Nosotros no podemos hacerlo todo. Ustedes tienen que crear las condiciones para que el pueblo se organice y salga a defender todo lo que el régimen de Maduro le ha robado”.

Pero esta no es la primera advertencia que Pompeo le lanza a quienes le entregaron toda la responsabilidad y recursos para liderizar la lucha contra el régimen. A principios de año les soltó esta perla: “Es terriblemente difícil mantener unida a la oposición venezolana”. Su afirmación fue lapidaria, entonces se pensó que tendría mucho peso para que el entorno de Juan Guaidó nucleara a toda la oposición y se protagonizara una sola hoja de ruta, tal y como sucedió durante las elecciones del 2015. El liderazgo que ha llevado en la lucha contra Maduro es supremamente ingenuo por no decir superfluo, que se ha creído el cuento de que en verdad son gobierno en Venezuela. Sólo se ha preocupado por la lucha de los recursos financieros que con toda justicia los países democráticos del mundo le han congelado al régimen de Maduro y de los apoyos  de la diplomacia internacional. Esa ha sido su prioridad y después anuncian con bombos y platillos que han obtenido victorias contundentes. Pero esas victorias y esos lobbies para nada han aliviado la carga de los venezolanos de a pie, que viven una doble tragedia: como migrantes en los países donde se han desplazado y dentro del país.


El liderazgo que ha llevado en la lucha contra Maduro es supremamente ingenuo por no decir superfluo, que se ha creído el cuento de que en verdad son gobierno en Venezuela. Sólo se ha preocupado por la lucha de los recursos financieros que con toda justicia los países democráticos del mundo le han congelado al régimen de Maduro y de los apoyos  de la diplomacia internacional

Marco Hernández

Guaidó y su equipo han desperdiciado el enorme apoyo internacional que han recibido y el apoyo popular que en su momento llegó a tener. Definitivamente su equipo no manejó el tema de la unidad de manera contundente, y todo el trabajo que se venía haciendo desde el Frente Amplio, junto con los gremios, sindicatos, estudiantes y empresarios se evaporó, imponiéndose los intereses individuales de cada grupo o partido. No se pudo implementar un plan coherente de lucha. Aquí está la clave del porqué el pueblo venezolano se encuentra inmovilizado, sin ninguna motivación para protestar, presa del odio y la banalidad de las redes sociales, que solo sirven para drenar la rabia contra Maduro y sus cómplices.

El país está en una situación horrorosa. La pandemia del COVID-19 desbordada. Una población que no tiene acceso a medicamentos ni a los servicios básicos, está a punto de desbordarse. Por lo que es falso que Maduro y su régimen esté consolidado. Tiene casi el 90% de rechazo, por lo que ni el precario apoyo que recibe de las Fuerzas Armadas y de países como Irán, Rusia, China y Turquía son suficientes para salvarlo, él sabe que camina en la cuerda floja. Que las divisiones internas son mucho más profundas de lo que se ven. Peligrosamente juega a estabilizar el escenario electoral violando todas las normas y leyes venezolanas. Camina en la cuerda floja, con miedo a no dar un paso en falso. 

Por eso es necesario bajarse de esa burbuja, que si con la detención del colombiano Alex Saab o el pronunciamiento del Parlamento Europeo van a tumbar a Maduro. Este oprobioso régimen va a caer en el instante en el que el país se organice y despliegue todo el arsenal de la lucha pacífica. Si esto ocurre, entonces estaremos en presencia del fin de Maduro.


MARCO HERNÁNDEZ | @hmarcovalor

Periodista, fundador de la ONG Periodistas por la Verdad.

El Pitazo no se hace responsable ni suscribe las opiniones expresadas en este artículo.

5/5 (3)

¿Qué tan útil fue esta publicación?