¿Podemos confiar en el “Emprendamos Juntos” de Nicolás Maduro?

211

EL PODER EN ESTE PAÍS

El espíritu emprendedor es una idea que puede verse en muchos medios y en especial en el mundo digital y en redes sociales. Pero en realidad encarna las características del espíritu de progreso y desarrollo y es algo mucho más que un simple deseo de ganar dinero. Necesita aportar entusiasmo a todo lo que se hace.

En pocas palabras, los emprendedores y los empresarios exitosos tienen más que unos pocos rasgos en común y están ansiosos por contratar personas con ímpetu de triunfo y realizar eventos maravillosos por el mercado y por la sociedad. Hay que desarrollar muchos rasgos para ser un emprendedor exitoso, pero claro, no es “una receta mágica” que perdura en el tiempo.

Hay que adaptarse a los cambios, y, según las oportunidades que haya, puedes hacer tú mismo esos cambios cuando lo creas necesario, le guste o no a la mayoría. Los dueños de negocios que trabajan duro están increíblemente motivados para tener más y más éxito. Adoptar esta mentalidad y poder transmitirle esa motivación al equipo de trabajo es fundamental.

Hay que demostrar siempre que estás muy motivado. Preséntate al trabajo todos los días con una actitud positiva y de irradiación de energía. Muestra lo que te apasiona, lo que haces día tras día. La creatividad en todas las industrias es importante, no solo, por ejemplo, en la publicidad, mercadeo o comunicaciones, sino que hay que contar con ideas listas para usar.

Por eso es importante ser creativo, estar siempre pensando en nuevas formas de mejorar el flujo de trabajo, la productividad y los resultados de la empresa, porque la competencia en la industria lo hace día a día y no puedes quedarte rezagado.

La persuasión puede convertirte en un mejor negociador. Llegará un momento en el que tendrás que convencer a un cliente, un compañero de trabajo o a tu jefe para que realice determinadas acciones, por lo que tendrás que ser persuasivo al presentar tus ideas.

Los emprendedores exitosos siempre vigilan el panorama general y esta capacidad puede convertirte en un mejor empleado. La visión es, principalmente, planificación estratégica. Ante esto surgen varias preguntas que nos podemos hacer: ¿puedes ver en qué dirección va la industria? ¿Puedes identificar desafíos para tu empresa? ¿Puedes abordar tus responsabilidades laborales diarias mientras te concentras en objetivos y metas a corto, mediano y largo plazo?

Todo emprendedor quiere hacer crecer su negocio y eso implica aceptar el cambio. No tengas miedo de correr riesgos cuando busques nuevos clientes, por ejemplo, o pruebes un nuevo producto. Como emprendedor debes ser capaz de adaptarte al cambio y resolver los problemas a medida que surgen. La flexibilidad significa ser receptivo a las necesidades, opiniones e ideas de otras personas y tener la mente abierta a los comentarios del mercado para mejorar.

El espíritu empresarial como un hecho siempre ha sido una parte integral de la sociedad humana y se convirtió en un motor de progreso que llevó a la humanidad de la edad oscura a lo que es hoy en día. Un ejemplo de ello es el mundo del metaverso. A pesar de su importancia, la mención a ese espíritu empresarial equivalente a “emprendedor” apenas se hace a finales del siglo XIX. Para Adam Smith, considerado el padre de la economía, no existía ni el empresario ni el emprendedor. En su obra (la más importante, La riqueza de las naciones, fue publicada en 1776) solo destacó la figura del “capitalista”, que no es equiparable a lo que después se concibió como “emprendedor”.

Adicionalmente, el término emprendimiento se evitó en gran medida hasta hace pocas décadas, pero en la actualidad, los emprendedores se han convertido en imágenes icónicas de éxito, poder y riqueza. Como resultado, nuestra sociedad adoptó esta visión y son muchos los que intentan hacer su propio camino emprendedor en este mundo de competencia diaria y feroz.

Pese a esa visión en la sociedad, la mayoría de nosotros encontramos numerosos obstáculos en nuestro camino, que a veces resulta ser complejo. En nuestra opinión, se trata de conjugar habilidades interpersonales, organización y liderazgo, innovación y creatividad y capacidad para asumir riesgos y afrontarlos.

En Venezuela hoy, a solo pasos del año 2022 y tras años de fracaso socialista, ahora Nicolás Maduro vuelve a lanzar un programa de recuperación empresarial, esta vez enfocado en emprendedores jóvenes, llamado Emprendamos Juntos. Después de casi dos décadas, ¿por qué hay que recuperar hoy las empresas privadas? ¿Qué sucedió con los grandes escándalos de corrupción y de desastres en las empresas del Estado en Venezuela? ¿Qué pasó con las expropiaciones que se “pudrieron”, como Abastos Bicentenario?

Nicolás Maduro pretende en cuestión de meses recuperar y/o construir lo que el socialismo se encargó de devastar desde 1999. ¿Con los próximos financiamientos de Maduro mediante el programa Emprendamos Juntos logrará en verdad convencer a los actores de la economía venezolana?


ROGELIO GUEVARA CANTILLO | @Rogeliogcmundo

Analista del poder y economía en Latinoamérica.

Miles de venezolanos en las zonas más desconectadas de nuestro país visitan diariamente El Pitazo para conseguir información indispensable en su día a día. Para muchos de ellos somos la única fuente de noticias verificadas y libres de parcialidades políticas.

Sostener la operación de este medio de comunicación independiente es cada vez más caro y difícil. Por eso creamos un programa de membresías: No cobramos por informar, pero apostamos porque los lectores vean el valor de nuestro trabajo y contribuyan con un aporte económico que es cada vez más necesario.

Forma parte de la comunidad de Superaliados o da un aporte único.

Asegura la existencia de El Pitazo con una contribución monetaria que se ajuste a tus posibilidades.

HAZTE SUPERALIADO/A

Es completamente seguro y solo toma 1 minuto.